Tiempos salvajes

Hemos entrado ya en la última cuarta parte del veinte, veinte y uno. Sí, así de rápido ha pasado ese rufián que nunca se detiene: el temido tiempo. Bauman proclamó ideas muy acertadas respecto a la rapidez con la que el Hombre -entiéndase esta palabra en su máxima faceta inclusiva- quiere vivir.