Libertad y liberación

El único momento en el que podemos decir que somos libres es cuando nos aceptamos tal y como somos: nos sentimos fascinados por nuestra identidad y la diferencia de nuestras imperfecciones. Mientras más pronto logremos aceptar esa percepción, más libres podremos ser. Abrir la mente y amarnos para dejar de co-depender de la aceptación de los que nos rodean.

Rostros

Decir que el rostro es el espejo del alma y los ojos sus delatores, es cierto. El rostro refleja las emociones, el esfuerzo, la cultura e idiosincrasia. El rostro es una muestra del esfuerzo y trabajo en cada profesión.