El dilema de Hobson

Se conoce como la decisión en la que en realidad no existe opción, es decir, “tómalo o déjalo”. El origen de este dilema se le adjudica a Thomas Hobson (1544-1631), era el propietario de un establo en Cambridge, que ofrecía a sus clientes la alternativa de coger el caballo más próximo a la cuadra o quedarse sin montura.