Preámbulo

Por: Lcda. Johanna Quinde Chunchi & Mateo Silva Buestán
Docentes U.E. Juan Pablo II, Cuenca (Ecuador)

“Tu poesía en mi voz” es un libro audiovisual poético compuesto por setenta y nueve videos-declamaciones de estudiantes de la Unidad Educativa “Juan Pablo II”, Cuenca (Ecuador). Las y los protagonistas de la obra son niñas, niños y jóvenes que cursan distintos niveles educativos: desde Inicial hasta Bachillerato General Unificado; es decir, sus edades oscilan entre tres y diez y siete años. Supone gran interés concentrar, en un mismo compilatorio, las voces de infantes que cuentan incluso intimidades familiares con las de adolescentes a los que cuesta perlas sacarles más de dos palabras seguidas.  

Las páginas que aquí reposan hallan su raigambre en un concurso interno de oratoria en la institución ya mencionada. Este certamen, a su vez, provenía de una invitación a nivel intercolegial; sin embargo, se optó por ajustar ciertos detalles y realizarlo, en primera instancia, puertas adentro. El calendario marcaba las primeras semanas de abril de dos mil veinte y tres cuando se lanzó la convocatoria y se pidió la cooperación y participación de toda la unidad educativa. La respuesta fue afirmativa, tómese este libro como la prueba que lo valida.

Ahora bien, es menester aclarar los lineamientos que sirvieron para guiar este proyecto. En este sentido existió una doble intención en tanto al objetivo del concurso. Por un lado, se planteó conocer la poesía de antaño, actual del país y de la región (Latinoamérica); por otro lado, se buscaba -en las y los estudiantes- generar confianza, seguridad, trabajar sus emociones y memoria. Con estos antecedentes, los parámetros considerados para evaluar al estudiantado fueron: memorización; modulación, pronunciación y fluidez; postura, movimiento y desplazamiento en escena; uso armonioso de la voz; sutileza del gesto y la mímica. Además, cabe recalcar que el número de estrofas o versos que se pedía declamar variaba de acuerdo al grado educativo; en otras palabras, a más edad, mayor volumen del poema. De igual modo, se consideró el contenido y la ¨complejidad¨ de la poesía, así que las y los estudiantes, de acuerdo a sus intereses o gustos puedan apropiarse de cada poema.

Una vez aclaradas las directrices del concurso resulta oportuno describir las fases realizadas. En un primer momento, las y los docentes prepararon a sus estudiantes, dado que todos y todas tenían que participar. Por esta razón, dentro de la segunda etapa, se llevó una competencia en cada curso; de estas participaciones, las dos mejores -o máximo tres- personas puntuadas clasificarían a las finales. En la tercera fase, las finalísimas, los competidores fueron divididos por categorías según el subnivel educativo y, posteriormente, concursaron. Dicho esto, es necesario agradecer, muy atentamente, a todas las docentes que, con esmero, compromiso y dedicación, prepararon a los chicos y a las chicas.

El evento, el concurso de oratoria como tal, se realizó entre el diez y seis y el diez y ocho de mayo. Se contó con un jurado externo de alto nivel: Manuel Felipe Álvarez Galeano, PhD., Mgtr. Luis Curay Correa y Mgtr. Nadia Álvarez Peláez, personas involucradas activamente en el mundo de las letras. Cincuenta poemas en distintas voces fueron el saldo de la oratoria. Así se dividieron las categorías: Iniciales I y II (1); preparatoria y segundos EGB (2); terceros y cuartos EGB (3); quintos, sextos y séptimos EGB (4); octavos, noveno y décimo EGB S (5); primero, segundo y tercero BGU (6). He aquí las y los ganadores a quienes es digno elogiar nuevamente: Ketty Maribel Peñaloza Ordóñez, primer lugar categoría seis; Emily Camila Siguencia Abril, segundo lugar categoría seis; Danna Belén Bermeo Torres, primer lugar categoría cinco; Jhonatan Alexander Barreto Zhagüi, segundo lugar categoría cinco; Erick Nahuel Tirado Sánchez, primer lugar categoría cuatro; Emily Lizbeth Zumba Morocho, segundo lugar categoría cuatro; Wilson Daniel Salazar Tapia, primer lugar categoría tres; Ariadnne Natividad Vizhco Mocha, segundo lugar categoría tres. Respecto a las categorías uno y dos el jurado decidió reconocer el esfuerzo de cada infante, debido a sus excelentes participaciones en relación a sus cortas edades, para muestra basta un botón: en los primeros videos se puede constatar lo aquí señalado.

La intención de llevar a efecto esta obra surge de una conversación con el Dr. José Manuel Castellano PhD., Director de la Editorial Centro de Estudios Sociales de América Latina CES-AL. Ante todo, la sinceridad. En un principio, aquella idea fue rápidamente descartada, pues el panorama que envolvía al concurso de oratoria era poco claro; sin embargo, al momento de presenciar el desenvolvimiento estudiantil en cada salón de clase, la ilusión, que parecía lejana y pasajera, hubo de volver para quedarse. La etapa de selección para las finales fue una tarea bastante ardua, grandes declamadores y declamadoras quedaron por fuera del torneo, así que se les animó a ser partícipes del libro. Es así que, en pleno certamen se anunció que las y los estudiantes tendrían su propio libro. De guante blanco la bofetada.

Las grabaciones que forman el corpus del libro en cuestión se efectuaron semanas después del concurso. Mientras se pulían varios aspectos para la coordinación de la obra (escenografía, turnos de grabación, reuniones con los docentes), las y los estudiantes que resolvieron, enhorabuena, ser coautores se preparaban y hacían para su voz la poesía del otro. El período de grabación dejó una agradable sensación, a motivo que se evidenció la importancia que cada chica y chico le dio a esta propuesta que hoy se cristaliza en un libro hecho por estudiantes. Lo que con antelo se cita permite extender una efusiva, honesta y respetuosa felicitación a cada niña, niño, señorita y joven que se aventuró, se atrevió y a esta fecha se lleva la satisfacción de formar parte de este selecto grupo soñador. Imperecederas gracias.

En definitiva, “Tu poesía en mi voz”  hace referencia al sentido de apropiación de un estudiante, no solamente de un poema, sino de todo el proceso educativo, las y los estudiantes proponen, crean y se manifiestan. Igualmente, el libro es una muestra del talento, capacidades, destrezas y competencias que cada persona posee. Grata emoción rebosante de sano orgullo invade los tuétanos de quienes suscriben e incentivan a dar, incluso, un paso más allá. ¿Qué más se puede hacer ahora? ¿Acaso una publicación de poemas o cuentos propios? Será, entonces, hasta una próxima entrega. Mientras, queda la poesía en tu voz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *