La poesía universal de Efraín Jara Idrovo

Por: Dr. Luis Rivadeneira Játiva
Académico Correspondiente de la Academia Nacional de Historia

 Andes.info.ec

Nació en Cuenca, el 26 de febrero de 1926. Hijo de Salvador Jara, comerciante exportador de sombreros de paja toquilla, y de Leticia Idrovo, profesora de castellano y escritora de sonetos. Tiene 89 años y es considerado, por muchos, el poeta vivo más importante del Ecuador.

Jara hace de su poesía un escenario para el enfrentamiento entre el yo y el mundo… Los textos del poeta motivan las composiciones musicales de Juan Campoverde.

La muerte, el tiempo y la soledad han sido siempre sus temas transversales; también el amor y el erotismo. Ha sido uno de los innovadores de este último género.

En 1970, fue nombrado Presidente de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, Núcleo del Azuay, donde fundó la revista El Guacamayo y la Serpiente, cuyas 56 ediciones difundieron los estudios lingüísticos y estéticos de muchos profesores y los ejercicios académicos de sus alumnos.

En 1974, ocurrió un hecho que lo marcaría para siempre: su hijo, Pedro, se suicidó. Tenía 16 años y alguien lo encontró colgado del baño. Un año más tarde, Efraín le dedicó uno de los poemas más bellos, conmovedores y experimentales que jamás se hayan escrito en el país: Sollozo por Pedro Jara, que es necesario leerlo y releerlo, pensarlo y repensarlo, porque es una poesía infinita.

/pedromar te ansié / te perdí pedroespuma / como a la playa la marea debías sobrepasarme / pero tu muerte crecía más rápido que mi amor / delicada espina de erizo / sombrilla errante de la medusa / agonía de terciopelos del deslizamiento del pez / chillido de la gaviota entre el fragor dula rompiente/ todo se ahonda / se hunde / se difunde / parecías forjado con la tenacidad del arrecife/ farallón olvidado del tiempo /.

En el año 2005, cuando el auto en el que Efraín regresaba del trabajo a su casa fue impactado por un vehículo, provocándole un derrame cerebral, el mismo que deterioró su memoria y su vista.

Algunas de sus obras son: Sollozo por Pedro Jara (1978), El mundo de las evidencias (1980), In memoriam (1980), Alguien dispone de su muerte (1988), De lo superficial a lo profundo (1992), Los rostros de Eros (1997); y los libros de ensayo: Lírica ecuatoriana contemporánea (1979), Poesía viva del Ecuador (1990) y La palabra perdurable (1991); además de algunos compendios y publicaciones revisadas.

Efraín Jara Idrovo en Galápagos

Carla Badillo Coronado nos hace saber que: “El poeta en Galápagos nunca hizo gala de sus dotes literarias. De hecho, casi nunca escribía y pocos sabían que era poeta. Prefirió dedicarse a la pesca y a la educación. No pasó mucho tiempo para que fundara en la Isla Floreana una escuela, inaugurándose como profesor de primaria, improvisando pedagogía (tenía como referente a Rousseau) y utilizando los mismos elementos que, generosamente, la naturaleza le entregaba. Me iba con ellos en el bote y les daba clases en el mar. A veces se lanzaban, nadaban, aprendían a sumar contando langostas; o a escribir sus nombres dibujándolos, con sus propios dedos, sobre la arena”.

En 1973, publicó “Dos poemas”, un libro que contenía dos piezas extensas: “Balada de la hija y las profundas evidencias”—dedicada a su hija Renata—(1963), como culminación de su poesía en las formas tradicionales, y “Añoranza y acto de Amor”, una propuesta experimental que rompía con todo lo establecido.

A estas dos obras le siguieron “Sollozo por Pedro Jara” (1978), “El mundo de las evidencias” (1980), “In memoriam” (1980), “Alguien dispone de su muerte” (1988), “De lo superficial a lo profundo” (1992), “Los rostros de Eros” (1997); y los libros de ensayo: “Lírica ecuatoriana contemporánea” (1979), “Poesía viva del Ecuador” (1990) y “La palabra perdurable” (1991).

Su labor como docente tiene resultados positivos, pues tuvo la capacidad de formar a los mejores críticos literarios del país, como es el caso de: María Augusta Vintimilla, María Eugenia Moscoso, María Rosa Crespo y Manuel Villavicencio.

En 1983, el poeta ofreció varios recitales durante su estadía en Cuba.

En 1984 recorrió Estados Unidos e impartió conferencias en prestigiosas universidades.

En 1985, anduvo recorriendo por casi toda Europa durante tres meses por su cuenta.

En 1999, el Gobierno de Ecuador le otorgó el Premio Nacional Eugenio Espejo —máximo galardón a la trayectoria cultural en el país.

Sonorizan poemas de Efraín Jara

Poeta y catedrático universitario. Premio Nacional Eugenio Espejo 1999. Director de la revista “El guacamayo y la serpiente” de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, Núcleo del Azuay. Al decir del argentino Carlos Pérez Agusti, Jara Idrovo “pertenece a aquellos poetas en los cuales la materia lingüística se potencia con insospechadas cargas significativas, trabaja la lengua hasta límites pocas veces alcanzados en las letras ecuatorianas, mediante un proceso de condensación y ambigüedad polivalente que incorpora definitivamente a la lírica ecuatoriana una voz nueva y de gran trascendencia para el futuro de la poesía del país”.

Los textos del poeta Efraín Jara Idrovo, motivan las composiciones musicales de Juan Campoverde. “Intersecciones”, denomina Juan Campoverde, compositor de música contemporánea, al conversatorio que mantuvo con el poeta Efraín Jara Idrovo y el público. La cita fue en el Teatro de Bolsillo del Sono. El encuentro tuvo como fin, por parte del compositor, dar a conocer esas obras que escribió sobre “Sollozo por Pedro Jara” y otro poema de Jara Idrovo.

El estilo de música de Campoverde tiene una línea de composición distinta a la canción popular. Él, estructura obras y sonoridades que le refieren los textos de Efraín Jara, usando la poesía dentro de la obra pero no con la forma de la canción popular, más bien los usos están dentro de la línea compositiva del músico cuencano radicado en Estados Unidos.

Una de sus propuestas es la obra para flauta, soprano y guitarra. Pero no es que los instrumentos hacen la base y sobre ello se canta, sino son composiciones donde el autor crea diálogos entre instrumentos con distintos y variados niveles de usos.

Durante el evento realizado el 20 de marzo de 2015, Campoverde, hizo escuchar a los asistentes las grabaciones de sus obras, proyectó las partituras en una pantalla, explicó el proceso de construcción y cómo los sonidos le refieren a la poesía de Jara.

Universidad de Cuenca presentó Video de Efraín Jara Idrovo

Efraín Jara Idrovo.

El jueves 22 de marzo, de 2012, a las 17h00, se realizó en el Aula Magna “Maro Vintimilla Ordóñez” de la Universidad de Cuenca, la presentación del vídeo EFRAÍN JARA IDROVO , en homenaje al laureado poeta .

Las instituciones organizadores del evento son : la Universidad de Cuenca, la Facultad de Filosofía, Letras y Ciencias de la Educación, el Encuentro de Literatura Ecuatoriana “Alfonso Carrasco Vintimilla” y el Centro de Recursos Educativos e Informáticos de la Facultad.

Hablar de Efraín Jara Idrovo es tornar nuestra mirada a la tierra, a la naturaleza, a las islas; pero también a las cosas, a lo pequeño, al detalle, a lo nimio. Aún más, su palabra creadora se apropia del ser humano, del hijo muerto, del amigo que ha partido, de la hija, de la madre, de la compañera, destacan en Cuenca.

Jara Idrovo, es conocido como “renovador” del verbo poético, porque en su producción poética se traslucen elementos modernistas y post modernistas; su fuerza creadora se ancla en el rescate de un verbo renovado en las prácticas vanguardistas, hasta procurar en la palabra, renovadas estructuras fónicas, léxicas y semánticas, afirman los expertos y conocedores de la obra del  famoso poeta.

Un comentario en «La poesía universal de Efraín Jara Idrovo»

  1. Gracias, a la Revista La Clave por publicar mi artículo sobre el poeta universal Efraín Jara Idrovo, de Cuenca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *