Lo que el cine no quiere que sepas del amor

Por: Inés Rodríguez
Estudiante universitaria (Islas Canarias-España)

Tom Hansen cree en el amor, Summer Flynn no. Es todo lo que debéis saber de los protagonistas de “500 días con ella”, película de 2009 dirigida por Mark Webb; antes de verla. Os la recomiendo sin lugar a dudas, pues deja una gran enseñanza de este valioso sentimiento, y hoy os convenceré de ello.

Protagonizada por Joseph Gordon Levitt y Zooey Deschanel, narra el transcurso de una relación, en la que cada una de las partes tiene una visión radicalmente distinta del amor.

La forma en la que supe de ella es curiosa: encontré un vídeo en el que se decía que Summer era uno de los personajes más cínicos de la ficción cinematográfica jamás creados. Apenas comprendía a qué eventos de la película se refería, por lo que me decidí a verla, y así, comprobar por mí misma si Summer era realmente malvada.

El comienzo es, cuanto menos, atípico. El señor Webb, de manera irónica, se dirige al público por medio de un texto, en el aclara que esta obra no está basada en hechos reales y que cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia; aunque al final de este mismo escrito, menciona que hay una persona en la que sí pensó a la hora de escribir el largometraje: Jenny Beckman, su antigua pareja. Con esto da a entender que tratamos con alguien que se equivocó en el amor, y por ello tiene experiencia en dicha materia.

Así, dará paso a la historia, que posee una estructura no lineal, pues comenta los 500 días que duró la relación sin seguir el orden cronológico de éstos. Esto es para hacer ver los cambios en la relación más drásticos e impactar más al espectador con la evolución de los eventos.

La falta de realismo en muchas de las películas que veía de pequeña me ha hecho valorar mucho el arte del cine, y a la vez ser más exigente con lo que se muestra en las películas.

Siempre digo que cuestiones tan humanas como el amor deberían mostrarse en la gran pantalla lo más transparentes posibles, más que nada porque aquellos que nunca lo han experimentado se guían por unos estereotipos que a la larga podrían desarrollar actitudes nocivas en las relaciones de pareja. Tom representaría a ese público que no ha visto más allá de las películas, pues una interpretación errónea que hizo de “El Graduado”, película de Dustin Hoffman; le lleva a ser un hombre muy enamoradizo, que piensa que no será dichoso hasta que encuentre a la mujer de su vida. Summer llegará a su vida cual torbellino que destruye todo a su paso, pues al haber presenciado el divorcio de sus padres siendo muy pequeña, no es partidaria del compromiso ni tampoco cree en el amor verdadero. El estar juntos, pese a que comparten aficiones, terminará por perjudicar a ambas partes. No revelaré de qué forma, pues es algo que el espectador debe juzgar viendo la película. El caso es que ni Tom ni Summer llegan a ser personas cínicas, tal y como decía aquel vídeo. Ambos se equivocan, y ni siquiera lo hacen con mala intención. Es por culpa de la visión que tienen de la relación de pareja, que es radicalmente opuesta.

Les invito a ver este tipo de películas, que invitan a reflexionar sobre situaciones que podrían ocurrir en la vida real perfectamente. Esta en especial es muy recomendable porque cuenta una historia agridulce de una manera amena, como lo es el desorden, pues provoca curiosidad por saber qué ocurrió antes o después. Eso sí, trasladándonos al terreno más banal, pienso que el amor es un sentimiento que cada uno va forjando a su manera. Ninguna percepción es correcta o incorrecta, y no existe clave alguna para tener éxito con las parejas, más allá de mostrarse tal y como se es, cosa que a veces olvidamos con tal de impresionar a cierta persona.

Un comentario en «Lo que el cine no quiere que sepas del amor»

  1. Las peliculas de romance y en general las mayoria de peliculas tienden a sobre romantizar o perturbar las imágenes de cómo es la realidad a veces. En el caso del amor, me parece un ejemplo bastante bien detallado, ¡muy buen trabajo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *