El rol del docente en la era tecnológica

Por: Mgs. Carmita Espinoza
Docente. Cuenca (Ecuador)

En los tiempos actuales y de pospandemia el rol del docente ha tomado otros derroteros en el proceso de enseñanza – aprendizaje, la pandemia urgió el uso del aula virtual y el conocimiento de las nuevas tecnologías, exigiendo estar listos para aplicarlas, porque las escuelas necesitan docentes capaces de incrementar nuevas estrategias que rompan con el esquema de la educación tradicional y den paso a un aprendizaje que faciliten y permitan aprovechar el potencial y las habilidades de cada uno de alumnos.

En pospandemia, se regresó a las aulas presenciales y los tiempos ya no son los mismos para educandos y maestros, la misión, visión y práctica es distinta en el proceso educativo, aunque no todos los educadores estén dispuestos a la innovación y prefieren quedarse estancados con sus métodos tradicionales y mantenerse en la zona confort perjudicando los intereses y rendimiento académico de los estudiantes y la educación en general.

En la actualidad, el rol del educando exige ciertas cualidades, aptitudes, actitudes, compromiso, mística, vocación y buena comunicación donde se disfrute en la interacción con sus estudiantes y viceversa. Para cumplir con estos requisitos, el docente tiene el rol de facilitador del aprendizaje, actuando como guía, ayudando a los estudiantes a desarrollar sus habilidades y destrezas, proporcionando orientación, instrucción y recursos adecuados para fomentar el aprendizaje activo y significativo.

Es necesario, por parte del docente, la adaptación al contexto y a las necesidades de los estudiantes, para que se reconozcan las diferencias individuales que existe entre ellos y así adapten sus métodos de enseñanza para satisfacer los requerimientos y estilos de aprendizaje, tomando en cuenta los intereses, capacidades y experiencias previas de los estudiantes para crear entornos de aprendizaje activos.

Es fundamental que el docente sea promotor del pensamiento crítico, para que los alumnos desarrollen la capacidad analítica, mediante la resolución de problemas, colaboración entre pares y para conseguirlo debemos abandonar el tradicionalismo de solo transmitir información. Para ello, es necesario el uso de la tecnología y recursos digitales, para enriquecer y facilitar el proceso de enseñanza-aprendizaje, por lo tanto, son importantes las herramientas en línea, aplicaciones educativas, recursos multimedia, y plataformas en línea para mejorar la calidad del proceso educativo.

El docente también debe saber cuándo y cómo utilizar los recursos tecnológicos, para llegar a una comunión entre los contenidos a abordar y los intereses de los estudiantes de acuerdo a su edad y capacidades. Por ello, es necesario acompañar a los alumnos con apoyo psicoemocional, preocuparse por el bienestar emocional de sus alumnos, fomentar un ambiente de respeto, empatía, brindar apoyo y orientación cuando sea necesario.

La manera de como se realiza la evaluación y retroalimentación por parte de los docentes es crucial para identificar fortalezas y debilidades durante el proceso de aprendizaje de los alumnos y para conseguir, debe usar una variedad de técnicas, proyectos interdisciplinarios, emprendimientos, análisis de casos, debates, foros, y disertaciones para una evaluación integral y formativa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *