Una propuesta de participación desde la academia

Por: Mgs. María Eugenia Torres Sarmiento
Comunicadora Social y Gestora Cultural del Cañar (Ecuador)

Asumimos, que- la compilación de Itinerarios Profesionales en primera persona- reunidos en el libro “Mujeres Académicas de Cañar”, que el día 21 de octubre de 2022, se  presentó y entregó a la comunidad del Cañar,  es una propuesta, hecha realidad por la Editorial Centro de Estudios Sociales de América Latina (CES-AL) y la Casa de la Cultura Núcleo del Cañar, que acertadamente registra a  un conjunto de mujeres representativas de nuestra provincia  que comparten sus experiencias de vida formativa y profesional  en la  celebración de la I Jornada de Mujeres Académicas de Cañar,  desarrolladas del 6 al 10 de diciembre del año 2021, como parte de un trabajo de avanzada y desafíos  en el  procesos de alcanzar realidades de  equidad.

A partir de esta iniciativa,  nace una propuesta  de parte de  “este grupo de  destacadas y memorables   mujeres”,  que se consolida hoy, y que constituye el punto de partida para revalorizar su significativo trabajo, frente a un tema importante que es el de recalcar  -que mujer académica-, no es únicamente un  término que está ceñido a la academia, pues la mujer académica es aquella, cuyo rol lo ha desempeñado, en la virtud de la educación en general, en  institutos de arte, música,  en la  formación para apoyar el emprendimiento empresarial, etc. y que hoy se suma a un empeño importante  que es el de visibilizar el trabajo de las académicas-investigadoras en el Cañar. 

Este grupo de selectas mujeres de Cañar,  que hoy constituyen el punto de partida  de un trabajo de revalorización y a la vez una propuesta para todas las mujeres de Cañar con el inicio de un Frente de Mujeres Académicas,  antecede un eje esencial,  el  alcanzar la equidad social a través de la consecución de varios factores desde la generación de condiciones de vida digna, el acceso equitativo a espacios de formación, integración de las diversidades, trabajo desde la interculturalidad y respeto a las distintas expresiones políticas.

La perspectiva de género no es la única llave para explicar el complejo mundo de la situación de las mujeres, pues las mismas se mueven en una enmarañada red de estructuras de poder, en un permanente juego de complicidades y resistencias, en un conjunto de relaciones materiales y simbólicas. De ahí que un enfoque que intercepte varios elementos: género, posición económica, etnia, edad, situación migratoria, resultará potente al momento de desarrollar procesos de investigación (Viveros, 2016).

Desde la academia se pueden hacer importantes aportes para cambiar las realidades sociales iniciando por una transformación de los espacios y procesos educativos orientados a la integración plena, justa y equitativa de las mujeres, esto implica considerar sus procesos vitales, entre ellos, la maternidad como oportunidades. Entre otros aspectos se propone la creación de políticas institucionales para eliminar las diferentes formas de violencia en el sistema educativo. Existen algunas experiencias en curso, pero es necesario un enriquecimiento permanente acorde a las realidades locales y un involucramiento activo de mujeres y hombres. El trabajo con varones sobre las nuevas masculinidades aporta a desmontar los estereotipos, por tanto, debe estar presente.

Desde la academia y la investigación es importante analizar cómo se han construido los códigos y lenguajes de la opresión, cómo los mismos son aceptados y las posibilidades de apuntar hacia nuevos lenguajes sociales o hacia un poder solidario. A partir de estos estudios participativos se proponen acciones a mediano y largo plazo, programas y políticas públicas.

Las académicas-investigadoras del Cañar proponen una mayor integración de jóvenes a los procesos de generación de conocimiento a partir de incentivar, impulsar y visibilizar el trabajo científico que desarrollan las mujeres. Este es un trabajo de enlazamientos sororos entre las mujeres para fortalecer una organización colectiva que recoja la diversidad de procesos. Al respecto se ha iniciado el trabajo del Frente de Mujeres Académicas del Cañar cuyo propósito es contar con un espacio de cooperación, promoción y reconocimiento de los aportes de las mujeres académicas e investigadoras en la provincia del Cañar para impulsar políticas públicas que promuevan la inserción plena y equitativa de las mujeres en el trabajo científico.

La organización de las académicas-investigadoras constituye una estrategia política desde una nueva visión que promueve alianzas estratégicas con diferentes espacios, organizaciones e instituciones para proponer proyectos de investigación, capacitación y comunicación de los aportes que las mujeres realizan a la sociedad. En el marco de las alianzas se busca fortalecer las redes con organizaciones de mujeres de la provincia, del país y a nivel internacional. Además, se plantea: una propuesta  de proyectos de investigación cooperativos, capacitación en temas de equidad de género y diversidad, políticas de inclusión y pensamiento decolonial en la construcción del conocimiento.

El desafío es generar formas alternativas frente al ejercicio del poder con estructuras flexibles, de vocerías múltiples, de participación activa y complementariedad con mujeres de los sectores populares.

Desde un enfoque de reciprocidad se propone la cooperación y colaboración como principios que fomentan el diálogo y trabajo entre mujeres cuestionando los paradigmas machistas que están presentes en la sociedad contemporánea.

Las mujeres proponen la investigación como un campo para aportar a la equidad de las mujeres y motivar a las niñas y jóvenes para integrarse al trabajo científico, como lo señala la investigadora Cecibel Ochoa “es preciso incentivar a estudiantes a investigar”, en este aspecto coincide Doris Sarmiento cuando expone que la mejor motivación es “abrir caminos a las futuras generaciones”.

Las académicas señalan que es imperioso desarrollar conocimiento a nivel local que permita contar con información precisa sobre la realidad de las mujeres académicas. Además, es necesario una mejor y mayor participación en la investigación.  Al respecto Paola Vélez menciona: Existen brechas del conocimiento sobre nuestra realidad local y escasa participación de la mujer en la investigación en el Ecuador. También hace falta una visibilización del aporte científico de las mujeres en la provincia del Cañar”.

Cristina Crespo señala que la vinculación con los aportes que las mujeres pueden realizar es local, pero articulando lo que acontece a nivel nacional e internacional, lo que es necesario para el desarrollo de la mujer y de sus espacios vitales.

Otro aspecto a considerar es la superación de la visión victimista de las mujeres, que vuelve a caer en la misma lógica masculina, para trastocar las cosas y recuperar todos los aportes de las mujeres y de lo femenino como elementos revolucionarios para cambiar las culturas de dominación, recuperando la sabiduría y valores como la afectividad para ser recreados en los diferentes ámbitos de actuación.

Las mujeres de los pueblos ancestrales enfrentan una cadena de discriminaciones y al mismo tiempo voces fuertes con planteamientos innovadores para la academia como el diálogo de saberes.  En muchas sociedades, como en el mundo andino, las mujeres han sido las guardianas de conocimientos en campos como la agricultura o medicina, han conservado una relación casi mágica con la naturaleza lo que ha permitido su conservación. En este caso es preciso reconocer todos los aportes de las mujeres y comprender mejor las relaciones sociales vigentes en estas sociedades.  Encarnación Duchi, puntualiza que es imprescindible:

La producción de conocimiento desde lo local. Visibilizar la persistencia de la inequidad del género, buscar estrategias para promover la igualdad de género, rescatar la sabiduría de los pueblos originarios que lograron sociedades armónicas entre hombres, mujeres y el medio ambiente.

Estas son algunas propuestas planteadas por las mujeres del Cañar que se orientan a reconciliar a la humanidad con sus infinitas potencialidades de libertad en todas las esferas de la vida.  Evidenciando también,  limitaciones que detienen el desarrollo de la mujer académica-investigadora del Cañar, un tema de análisis que llevará al Frente de Mujeres Académicas, a hilar propuestas de participación con equidad social.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *