Nostalgia

Por: Mateo Sebastián Silva Buestán
Director Colección Taller Literario, Cuenca (Ecuador)

El mar
se derrama ahogándome,
ahogándome
solo hay arena.
El estanque, HDS.

Veo, desde el alto y solitario faro,

la mar agitada.

Aquella luz tenue intenta, en balde, alumbrar

el fondo de la bravía oleada.

Encrespada y furibunda el agua salada

salpica los muros de esa recóndita amalgama de rocas.

Dicho socaire sirve de refugio, de camuflaje,

de la negra marejada de la séptica memoria,

de un ignoto tiempo que yace ausente en el olvido.

Dolor, dolor, dolor por lo transcurrido

que con la marea se aleja de la ribera nocturna,

para extraviarse, por siempre, en los pozos oceánicos.

Y el ponto, soberbio, absuelve todo rastro de lo que fue,

borrando las huellas del inconsciente,

dejando, entre la mar cava, nada más que suplicio y exasperación.

Allí se lleva el piélago mis lágrimas y mis recuerdos:

     dolor, dolor, dolor por lo pasado.

Añoranza la que guarda el viejo faro

de aromas, de parajes, de sabores

de caricias, de momentos, de amores. 

Es como un renacer, como una reencarnación,

ahora que la caprichosa mar se ha secado;

empero, el eco del embate de las olas

jamás cesará su rimbombante ruido

contra el derrotado faro que se ha visto converso en oasis.

Veo, desde el alto y solitario faro,

el desierto de mis anhelos.

3 comentarios en «Nostalgia»

  1. Un escrito que nos muestra el dolor de saber sentir, el de ver más allá de lo visible a los ojos, es lo que muestra la inmensidad de ser y hacer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *