Carta a nuestra Madre

Dr. Luis Rivadeneira Játiva
Quito (Ecuador)

Cómo no recordar a Leonor Játiva Vinueza, quien fue ejemplo de trabajo y de cuidado de sus hijos, con nuestro Padre: Jorge Rivadeneira Guzmán.

Su casa y su huerto.- Era una “Casa jardín”, porque ella cuidaba el huerto y los jardines, con amor… parecía que las plantas reconocían sus manos, porque lucían bellas y lozanas. Nuestro huerto estaba al servicio de la comunidad, porque tenía de todo: legumbres, verduras, hortalizas, frutas. Teníamos el horno de leña para hacer el pan de todos los días, con la ayuda de mis hermanos Hernán y Marco.

Sus manos y sus bordados.- Nuestra madre, estudió bordado a máquina en el Liceo Fernández Madrid, de Quito, y se graduó, junto a su hermana Matilde, de Maestra en bordado a máquina, con lo cual hacía maravillas. Mis hermanas, Juanita, Violetita y Dianita, lucían trajes bordados por ella, que eran un deleite para la comunidad, especialmente, los domingos, cuando iban a la misa. Quién no deseaba tener sus tapetes bordados a mano.

Su voz cariñosa y sus mensajes.- Con orgullo debemos decir que su voz contenía mensajes. Nos decía, por ejemplo: “No vayan de visita, con las manos vacías” . Con esta frase, nos hizo generosos. “No deben pelearse con nadie”. Con esta frase, nos enseñó a ser buenos hermanos y también buenos vecinos.

Ya en Quito, que vino junto a nuestro padre, por nuestros estudios, transformó todo en un jardín. Nuestra Casa cerca al Parque Italia y la Quinta San Jorge.

4 comentarios en «Carta a nuestra Madre»

  1. Hermosos recuerdos de Leonorita, una mujer cariñosa, sonreida, dulce.Mi padre les quería muchísimo a sus primas hermanas: Carmelina, MarVictoria, Matilde y Leonorita. Todos gozando ya del descanso eterno.

  2. Hermosas palabras para recordar a nuestra querida Leonorita, una larga vida que ha dejado huella en los que tuvimos el honor de canocerla. Para mí deja un gran legado de amor, ternura, ejemplo, honrrades, cálidez humana, y mucho más. Siempre estará en nuestros corazones, viviremos bajo sus enseñanzas querida abuelita

  3. Muchas gracias, por sus palabras generosas, estimada Cecilita. Un abrazo para usted y su linda familia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *