Soledad

Por: Mateo Sebastián Silva Buestán
Premio Jóvenes Creadores “Erick Jara Matute” 2022

¡Oh, soledad, vieja amiga!

Hace un rato que no hablamos.

¿Cómo has estado?

¿Qué ha sido de tu petimetre existencia?

¿Me has extrañado?

La verdad, te he descuidado, pues he caído,

en ilusionada tentación,

de compartir con alguien y dejarte de lado.

¡Oh, soledad, vieja amante!

¿Recuerdas cuando sólo éramos tú y yo?

¿Cuántas noches me acompañaste sin protestar?

¿Cuántas cosas escribimos juntos?

¡Cuánto odiamos y detestamos al otro!

¡Oh, soledad, reina de los castillos de mi recóndita mente!

Soledad, adictivo estado, dulce y embriagadora eres.

Soledad intransigente de este corazón volcado,

todavía por mi mente cruzan tantas lágrimas y gimoteos.

Maldita esperanza la que, en el fondo, tengo, soledad,

aquellos ánimos de encontrar, alguna vez, a alguien que,

logre entenderme tal cual soy.

¡Oh, soledad! Te busco entre mis sueños más profundos.

¡Oh, soledad, abrígame una vez más en tus siniestros brazos!

Exquisito refugio de quienes hemos nacido condenados.

¡Oh, soledad! Ven, véngate, tómame, desata tu furia en mí,

cobra tantas noches te he abandonado a la sobra de tu nombre.

¡Oh, maravillosa soledad! Tiempo perfecto que estuviste y te fuiste,

¿acaso no volverás jamás, bella dama de altas capacidades creativas?

¡Oh, soledad, quizá con otro te encuentres ahora y, tal como a mí,

le brindes tus amores más profundos.

2 comentarios en «Soledad»

  1. Una fiel acompañante que regresa siempre. Ella está hasta el último hálito del individuo, vive en la oscuridad y se alimenta de la tristeza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *