Hoy vi al hombre

Por: Eugenio Crespo
Poeta, Cuenca (Ecuador)

Hoy vi al hombre mirando al hombre
quien soy quién eres te decía y nos reíamos
éramos tú y yo el nosotros una señal
de libertad en el tiempo que sucede

Habitaba en esta dimensión dinámica
para sumarme con los días
y con el amplio gozo de saberme ajeno
sin sujeción alguna a entidades
que en mí se habían involucrado

Cuando brotaba una mágica aurora
con un lenguaje aún no descifrado
con la sombra que atestigua
revolcábame extendiendo mis cicatrices hasta quedarme sin aliento sobre el lienzo de arena que otrora fue tiempo en el cristal

Sí aquí donde me exilié en el ahora
donde desembarqué con cierto balbuceo con mis inicios en las vocales y una pesada carga imaginaria

Sí aquí me sustentaba en esta gran comedia
como un bufón o ilusionista he iba ensayando la salida

Sí aquí fui hilando los pasos entre la magia de las multitudes donde las fuerzas se van ausentando aunqué me resultaba un ejercicio tardío para alcanzar por última vez quizás y enfrentarme esperando un juicio justo con el irascible y desafiante ser
que se mostraba en el gris y desgastado espejo
diciéndome además desde otra perspectiva que nuestra ternura dejó de inventarse por mi abandono por la esterilidad de mis acciones y por la cobardía de no tener de nuestra finalidad ni un solo testimonio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *