¡¿Ves cómo me rompes el poncho?!

Por: Mateo Sebastián Silva Buestán
Premio Jóvenes Creadores “Erick Jara Matute” 2022

Juan Atampam miraba estupefacto, junto a Wiracocha, que, aunque hayan pasado algo así como quinientos años, las cosas seguían igual a cuando él fue dado muerte por un par de blancas manos que masacraban, incansables, con la delgada y puntiaguda fusta.

De entre todos los tirones de cabello, vejaciones e insultos lo que desató la furia aborigen fue ese pusilánime acto de resquebrajar, jalar, romper sus ponchos, símbolo de identidad cultural.    

¿Quí ti pasa, majaderu? Rrispeta, bubote, quí mi vienes a estarr rrumpiendo mi poncho. Cumu mi ves cumunero, piensas acasu que suy cujudo. Pero por mi esque vos puedes trragarr huambra adefesiu, porr el campesinu vos tienes cumudidades. Esu, esu, burrlate de mi acentu, sucu pendeju, incultu, quí has de saberr lo qui significa qui ti impungan una lengua qui no es la tuya. Pero aura mi tiemblas cuandu mi ves prutestando, tiemblas, cujudu, tiemblas. Y encima eres capaz di pensar qui mi insultas cuandu mi dices ¨indio¨. ¡Ja! Pubre mestizu sangre sucia, sangre impura. Bien unidus sumos nusotrros, no cumu ustedes cubardes, veletas. Anda, anda, rregresa a tu vida di burbuja. Quí sabrás de la rrisistencia, quí sabrás di la lucha, quí sabrás…   

Juan Atampam, al escuchar tales palabras, esbozó una sonrisa y decidió creer, nuevamente, en la fuerza y resistencia indígena. Al fin y al cabo, estas tierras son suyas, para adentro, como mujer en la noche.    

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.