Breves historias para niños y adultos

Por: Dr. José Manuel Castellano Gil, PhD
Islas Canarias

Gracias Jenny, siempre es un placer contar con tu participación y colaboración. Muy buenas noches con todas y todos. La Editorial Centro de Estudios Sociales de América Latina (CES-AL), como movimiento cultural comprometido con los valores democráticos y sociales de Ecuador y del mundo, no puede dar la espalda a los acontecimientos actuales que estamos viviendo. De modo que, nos adherimos a las justas y legítimas reivindicaciones sociales del pueblo ecuatoriano y rechazamos frontalmente las acciones realizadas contra las instituciones culturales del país.

Irremediablemente he de iniciar esta intervención agradeciendo muy sinceramente a Luis Curay Correa por su atrevimiento, que califico de temerario, al invitarme a esbozar un breve comentario a este regalo literario, que nos brinda esta noche, que es su segunda incursión en el mundo de las ediciones, intitulado: “Entre un guacamayo, la lluvia y un soñador. Breves historias para niños”, que cuenta, además, con una serie de ilustraciones firmadas por Paúl Zavala y dos jóvenes estudiantes, Pawleth Hidalgo y Gabriela Peralta, bajo el sello de la Editorial Centro de Estudios Sociales de América Latina.

Una proposición que no debía, ni podía rechazar de ningún modo, como consecuencia de una consolidada amistad surgida meses atrás, a la luz de una complicidad mutua de admiración hacia los valores humanistas, culturales y profesionales que compartimos, aunque hubiera sido más adecuado y sensato, tanto para su autor como para su obra, haber elegido a otro padrino con cierta experiencia en el mundo literario o, más específicamente, en la parcela infantil, en vez de este usurpador que les habla, pues, uno no es más que un simple pero apasionado lector y un mero aprendiz de la escritura.

En cualquier caso, una vez dejado sentado estas consideraciones previas, me adentro a compartir una sucinta valoración, que tiene como principal y único propósito convidarles a ustedes a navegar pausadamente entre las páginas de estas breves, pero profundas e intensas, historias para niños que nos propone Luis Curay, al tiempo, que recomendamos a todos los públicos, independientemente de su edad, a la delectación de su lectura que nos debe llevar a la consolidación de valores.

En primer lugar, debo comentarles que mientras iba devorando esas páginas venía a mi memoria el recuerdo de uno de los tesoros que custodio en mi biblioteca particular con esmerado mimo. Me estoy refiriendo a la edición príncipe de “La Edad de Oro”, unos textos que inicialmente vieron la luz pública a través de una revista que, con una periodicidad mensual, llevaba el mismo nombre, cuyo origen está conectado  a la concepción poética, filosófica y mitológica de la cultura clásica, que hacía referencia a la fase inicial de las edades del hombre, un estado ideal, puro e inmortal. Posteriormente, esos relatos, cuentos, ensayos y poemas adquirían, afortunadamente, una nueva dimensión, una nueva vida al reconvertirse en libro para el disfrute de todos. Unos textos que, como ya todos ustedes intuyen, dirigió, ese “buen hombre”, José Martí, a los niños, como en esta ocasión retoma Luis Curay Correa.

De modo que llegado a este punto, debo llamar la atención sobre tres elementos complementarios: Uno, de carácter personal y emotivo, ya que José Martí era descendiente, por parte materna, de una “isleña”, gentilicio utilizado en Cuba para referirse a los canarios.

Otro, enmarcado bajo un componente ideario, vinculado a la obra de Luis, ya que recorre los mismos senderos transitados por el Libertador, es decir, en cada rincón de estas líneas y párrafos reboza a borbotones ese humanismo e idealismo martiano y se aprecia con diáfana claridad una concepción filosófica, que hoy tanto necesitamos abrazar con pasión, como es el principio de universalidad de los valores humanos, junto a esa tan deseada búsqueda del amor, del conocimiento, la libertad y la justicia social, mimbres imprescindible en la construcción de una sociedad mejor.

Y un tercero, en clave literaria, a través del uso de un recurso simbólico, mitológico e identitario de la cultura cañari, la “guacamaya”, que alude a la etapa inicial del hombre tras el diluvio, con una atractiva metáfora sobre el derecho a la Libertad, eje central en su primer cuento, así como esa sugestiva alegoría, en su segundo texto, protagonizada por “La gotita viajera”, un boceto de ensayo sobre la vida que tiene su continuidad en el tercer microcuento “El soñador”.

Por último, otro rasgo, que queremos llamar su atención y que, a nuestro entender, constituye un elemento definidor en estas narraciones cortas, es el trazo de sencillez y elegancia que imprime su autor. Dos cualidades y habilidades muy poco habituales y que son cultivadas por los grandes escritores y que Luis Curay Correa, como demuestra en este libro, domina con solvencia, a pesar de no haber contado con los espacios y las oportunidades necesarias. Ese es un indicio que nos viene a confirmar que camina con firmeza y seguridad en esa dirección. Felicitaciones querido amigo.


Texto de presentación del libro “Entre un guacamayo, la lluvia y un soñador. Breves historias para niños” de Luis Curay Correa. Editorial Centro de Estudios Sociales de América Latina, 2022.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.