René Añasco: Dignidad en la indigencia

Por: José Manuel Castellano, PhD
Islas Canarias

Están ahí. A todas horas, todos los días. Recogen la indiferencia de muchos, que ocultan con descaro sus miradas. Unos pocos ofrecen su compasión a través de unos centavos, para limpiar su alma o su consciencia. Son las mismas caras en los mismos lugares y cada cierto tiempo aparecen nuevos rostros. Motivos y caminos distintos les han traído hasta aquí.

Unos, son luchadores por la supervivencia diaria con sueños tan efímeros que son prácticamente inexistentes. No tienen poetas que les canten, ni bandera, ni mañana, solo un atronador silencio. Están solos. Olvidados.

Otros, en cambio, son verdaderos artistas del engaño, de la treta, vividores sin cuello blanco, aunque minoritarios y menos desgraciados que esa alcurnia de baja estofa que tanto prolifera en los distintos estratos sociales.

Casi todos los días al pasar por la Avenida Loja (en la Cuenca del Austro ecuatoriano), esquina con la calle Remigio Crespo, justo en el semáforo, me encuentro con un Señor mayor con un cartel en la mano solicitando ayuda. Esa escena, como muchas otras que veo a diario, me rompe en pedazos el corazón, me atraganta el alma, y en algunas ocasiones, cuando el tráfico me lo permitía, paraba el coche y le dejaba alguna ayuda. Esa persona comenzaba a formar parte de mi vida y quería un día bajarme del carro y hablar con ella, conocer su vida, hacerle una entrevista. Pero mi vergüenza y dolor ganaban una y otra vez a mi intención. Hasta que hace unos días, con todo mi respeto y consideración me atreví por fin, rompí esa barrera y encontré a un ser humano que me dio toda una lección. Concertamos una cita para dos días después. Pasé a buscarlo y nos fuimos a un restaurante donde estuvimos dos horas conversando sobre su vida. Este texto que compartimos es una pequeña parte de nuestro encuentro y tiene como finalidad acariciar un sentimiento de humanidad, de respeto, solidaridad y consideración hacia el otro.

René Anazco y José Manuel Castellano.

Nuestro amigo se llama René Añasco Villarroel (Ecuador, 1956). Nació en el seno de una amplia familia con nueve hermanos. Su padre, José Miguel Añasco Tiglia, oriundo de San Pablo de Otavalo, y su madre, Laura Marina Villarroel, natural de Salasaca, provincia de Tungurahua. Esta familia decidió emigrar a finales de la década de los 60 de la pasada centuria a Venezuela, ante la difícil situación socioeconómica vivida durante el gobierno de José María Velasco Ibarra, para instalarse en Caracas, cuando René contaba con apenas diez años de edad, y donde sus padres se dedicaron al comercio de ropa.

Ocho años después, su familia retornó a Ecuador, a excepción de René que permaneció en Venezuela. Tenía el sueño de ser pelotero y quizás esa idea se vio reforzada por las nuevas amistades de un grupo de estrellas de la constelación futbolística, ya retirados, con los que coincidía en la Plaza Candelaria en Caracas, como el uruguayo Julio César Britos, que militó en el Club Atlético Peñarol, en el Real Madrid y se proclamó campeón del Mundo con su selección nacional en 1950 en Maracaná; Miguel Ángel Moreno, también uruguayo; Nelson Cabeza, colombiano; Ulpiano Arias, primer arquero campeón de Ecuador, nacido en Riobamba; y José Beracasa, quien organizaría un equipo, Caracas F.C., con la idea de ascenderlo a la máxima categoría.

René creía, en aquellos momentos, que podía ser alguien en el mundo del fútbol, aunque no resultó así. Empezó jugando en equipos de barrio, en la escuela, en una categoría libre, participó en la Liga del Seducan (un campeonato inter-empresarial) y en un equipo de la isla de Margarita, llamado “Ecuador”, que llegó a jugar la Liga estatal. Desgraciadamente sufrió una lesión en su pierna y durante el tiempo de rehabilitación empezó a correr. A partir de ahí descubría y se iniciaba en el atletismo, en la disciplina de medio maratón y maratón, llegando a competir en el “Maratón Internacional de la Frontera”, al Norte de Santander (Colombia), donde se enfrentó a Víctor Mora, el mejor corredor colombiano, toda una leyenda. A partir de ese momento obtuvo el patrocinio de Radio Caracas TV percibiendo 6.000 bolívares. Posteriormente, intervendría en el “Maratón Presidente de la República”, el “Meridiano de los Barrios”, en Mérida, San Cristóbal y Maracaibo, hasta que fue seleccionado para competir en los Juegos Olímpicos de Montreal en 1976 representando a Venezuela. Sin embargo, un problema administrativo con su pasaporte (por aquel entonces la Ley no permitía a un ecuatoriano tener doble nacionalidad) fue descalificado, aunque le permitieron participar simbólicamente, sin opción de optar a nada. Entre los 82 corredores alcanzó la posición 25. Poco más tarde, a pesar de un accidente de trabajo donde perdió un ojo, consiguió participar, bajo bandera venezolana, en el Sudamericano de Triatlón, donde obtenía la victoria en su categoría.

René compaginaba su actividad deportiva con la pintura publicitaria, como pescador (llegando a ser dirigente de ese gremio) y también fue coordinador en Venezuela de la organización de “Ecuatorianos Residentes en el Extranjero” (ERE), con la misión de recoger firmas para lograr la aprobación de la doble nacionalidad, condición que goza en la actualidad.

Por aquel entonces vivía muy cómodamente en la hermana República del Libertador pero una denuncia por corrupción, presentada en 2018 ante la Fiscalía General contra un cargo público, le torció la vida. Sufrió una serie de amenazas y tuvo que abandonar el país cruzando irregularmente la frontera con Colombia, con el apoyo logístico de la Cancillería ecuatoriana para regresar a su tierra natal, donde comenzó una nueva vida llena de penalidades, con el único sustento de la caridad que recibía en la calle. Primero en Quito y luego en Guayaquil, ciudades donde fue asaltado en varias ocasiones, y desde hace tres meses en la ciudad de Cuenca. Nos comenta que la gente le ayuda, aunque también es el blanco de la burla de otros. Se siente muy incómodo, porque esa no es la forma, ni el modo en que quiere ganarse la vida, así que ofrece gratuitamente sus servicios como masajista, como preparador deportivo y está a la espera de que el Municipio de Cuenca le autorice poder dedicarse a la venta de empanadas.

Cuando le preguntamos cómo definiría su vida, nos comentó que “su condición clínica es muy complicada, pasó el Covid” y se moriría feliz, con una sonrisa de oreja a oreja. “Me moriría feliz por todo lo que logré, que fueron sueños de niño. Jugué en un estadio, en un equipo profesional, fui capitán de barco –otro de sus sueños que cumplió–. Siempre me gustaron las mujeres lindas, las mujeres bellas, y entre ellas conocí (cuando América Express lo contrató para hacer un spot publicitario de cara al Mundial de España) a Margot Hermiway, la nieta de Ernesto Hermiway. Tuve una relación de seis meses” y se arrepiente de no haberse ido con ella a los EE.UU. como le había propuesto.

Concluimos esta conversación intentando conocer qué piensa o siente cuando va caminando por la calle y se encuentra con otras personas que están en su misma situación: “Siento impotencia, un gran remordimiento, porque hay gente más erudita o más preparada que yo. Tengo amigos médicos y abogados vendiendo avena La Polaca. ¿Qué sueños pueden tener esas personas? No es posible soñar en esa situación tan triste”.

La vida es, sin duda, tan caprichosa, aleatoria e imprevisible, como injusto y depredador es el contexto social que hemos construido, aunque tenemos la capacidad pero, sobre todo, deberíamos tener el firme compromiso de revertir estas y otras situaciones. Ojalá llegue un día donde “el otro” sea más importante que uno mismo. Te deseo mientras tanto, mi querido amigo René, que una nueva luz ilumine el camino de tu vida.

3 comentarios en «René Añasco: Dignidad en la indigencia»

  1. Tengo el inmenso honor de conocer a René, es una persona de gran corazón y sus limitaciones no son impedimento para ayudar a quien lo necesite, Dios bendiga a René

  2. Ahí han estado; ahí están.
    Gran texto que, junto a la historia de René, deja ver varios aspectos sociales que deberían producir vergüenza a la sociedad en general. Ciertamente los revoltijos de la vida nos hacen aterrizar sobre nuestras pisadas y cuestionarnos la vida misma y el azar que la rige.
    Ahí estarán…

  3. Algunas veces las situaciones que la vida ofrece, empujan hacer lo que nos mata el alma, pues el hambre no conoce de piedad, obligados a esperar en personas a las que lo que menos les interesa es lo que pase con los demás.
    René nos enseña que aún en las duras condiciones su objetivo no cambia, el servir y hacer útil su existencia para con sus semejantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.