Placeres pares

Por: Mateo Sebastián Silva Buestán
Director Colección Taller Literario, Cuenca (Ecuador).

.

Yacemos, fetales, junto al otro,

febril estado de pasiones.

Vienes ufana, caminas sensata,

nada nerviosa, menos mojigata,

has de entregarte, segura y confiada,

a la luz de la tarde, arcana hada.

Acerca a mis labios, tu piel perfumada;

desnuda tu ser, niña encantada;

muestra tu vientre, mujer vanidosa;

enseña tus copas, coqueta gloriosa;

expón tu entrepierna, dulce amada;

deshaz el deseo, fuente codiciada.

Y hubiste de apretarme al unísono de tus movimientos,

sentíase, en mi nuez, tu tacto excitante,

¡fuerte, con esmero! corroe mi circulación,

debí haber muerto, rendido a tus encantos.

Sentí renacer en tus caderas rimbombantes,

el ímpetu juvenil que salta a tu encuentro,

tu silueta, so sutil, inyecta algarabía,

repara con tus labios este clamor de fantasía.

He de sumergirme, con calma, en tu camino,

viejos exploradores de antaño hemos sido.

Humedades que brotan de los poros,

calores intransigentes abrazan nuestros torsos.

Requiere el momento, beber de tu cuerpo,

acelerar a fondo los compases sin lamentos.

Provengo de la cúspide y te observo extasiada,

regada, fuera, desterrada, exiliada.

Al final asustáronte los daguerrotipos que nos miran,

hallaste en mis brazos refugio perpetuo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.