Mafia y crimen organizado en la Universidad

Por: Dr. José Manuel Castellano, PhD
Islas Canarias

“(…) ha llegado el tiempo de no aceptar burócratas corruptos infestando los territorios de la Educación Superior (…) han inventado expedientes espurios, han hecho campañas difamatorias, han manoseado la vida privada de científicos, de intelectuales y de académicos honestos”.
Diego Salamea, 2022.

Siempre he tenido verdaderos problemas con el espacio, además, del poco tiempo disponible, que se me escapa como luz por el resquicio del torno de la puerta, para leer o releer los libros que caen en mis manos gracias a la generosidad de mis amigos. Seguro que debo mudarme a otro planeta, donde los días tengan por lo menos 313 horas de sol. No leo todo lo que debería, aunque no paro de leer todos los días y los apilamientos de libros crecen y crecen hasta reconvertirse en ordenadas e infranqueables trincheras de luchas, sueños y libertades.

Hace unas semanas ha caído entre mis manos -perdón, en la pantalla de mi computadora- un libro remitido por un apreciado colega, que cuenta con un atractivo y muy sugerente título, “La Mafia y el Crimen Organizado asedian la Universidad”, de reciente publicación (abril, 2022), cuyo enlace adjuntamos a pie de texto.

Una edición digital de casi 350 páginas cargadas de una serie de cuestiones de especial relevancia y que recomendamos encarecidamente una pausada y profunda lectura, con el consiguiente e inevitable ejercicio reflexivo. Este libro, como muy acertadamente apunta su autor en las páginas preliminares, es un “llamado a convertirnos en actores y no espectadores en una sociedad”.

El insigne investigador es Diego Salamea Carpio, PhD (Abogado, Doctor en Jurisprudencia, Mediador Calificado, Perito en Documentología, Criminalista, Especialista en Docencia Universitaria, Especialista en Derecho penal y Justicia Indígena, Magíster en Derecho penal y Criminología, Doctorando en Derecho). Un ciudadano a quien no he tenido la oportunidad y el placer de conocer todavía, pero con quien me agradaría sentarme a tertuliar por horas y horas sobre este y otros asuntos.

Este breve articulillo no tiene la pretensión de ser una reseña, más bien su principal finalidad es invitar al lector a que devore -con su necesario proceso digestivo intelectual-, este texto donde se abordan la presencia de mafias organizadas en la universidad; la manipulación y los maquillajes presupuestarios; los archiconocidos fraudes, la compra- venta de tesis y títulos universitarios (que ya hemos expuesto en algún artículo anterior); el rentable negocio mercantilista que encierran la capacitación continua, los cursos de Posgrados y maestrías; la venta de cupos y exámenes de ingreso; los chantajes, las extorsiones, las amenazas, las difamaciones y los acosos; los ingresos extras y dádivas que obtienen un grupito “selecto” y “endogámico” de indecentes docentes (traducidos en una disminución en sus cargas horarias, en la triplicación de designaciones de cargos directivos en un solo “cuerpo”, en las benévolas autorizaciones de viajes con sus correspondientes viáticos…); las clásicas contrataciones de un personal cercano -servil- en calidad de expertos mamporreros, chismosos, delatores y demás comportamientos delictuosos; adjudicaciones de consultorías con sus respectivas comisiones y reparto de los jugosos saqueos, etc.

Uno que ya peina canas –aunque cada vez menos, debido a la constante expansión de mi añeja testera–, nada de lo expuesto por Diego Salamea me sorprende en absoluto. En cualquier caso, le agradezco que haya indagado, investigado esta oscura trama, además de compartir y describir una “realidad tan real”, aunque nadie -ni desde arriba, ni desde la base-, está interesado en intervenir para desmontar este tinglado carnavalesco.

De modo que, como sociedad sigamos representando ese ultrajante papel de meros espectadores indolentes, adocenados y sin criterio alguno. Continuemos por esa senda en formar mercenarios versados en la destrucción de valores, principios, ética y en forjar especializados hostigadores que mutilan toda posibilidad de justicia y transformación social. Prosigamos decorando esos chiqueros, aunque, sin duda, será misión casi imposible desalojar su hedor y pestilencia, que invade todo y asfixia cualquier esperanza de un porvenir mejor.

En definitiva, este es el triunfo y la consolidación de una pandilla de mediocres fariseos hipócritas que vociferan y abrazan, solo de cara a la galería, ciertos nobles discursos que usurpan y ensucian, sin ponerse colorados ni por equivocación, para después a hurtadilla, con nocturnidad, alevosía y de forma furtiva hacer justamente todo lo contrario a lo que predican.

Tiburón caza, pero salpica, es decir, reparte dadivosamente sus desperdicios entre los miserables, aunque siempre nos queda la esperanza de esa Ley natural y divina: donde a todo chancho, cerdo, puerco, gorrino, marrano, guarro, cocho, cochino o cuino, tarde o temprano, le llega su San Martín.


https://mdp.academia.edu/DiegoSalameaCarpio

3 comentarios en «Mafia y crimen organizado en la Universidad»

  1. Agradablemente bien escrito, no me dio sueño, despertó mi interés por cosas parecidas que he vivido y sun camino a lado de ellas, quizá habrá una luz al final.

  2. ¡Vaya coincidencia! No sé la razón, pero todo lo manifestado en los párrafos anteriores se asemeja a la descripción exacta de una mal llamada ¨universidad¨ en la que, como en la gran mayoría, mandaba un emperador y sus súbditos. Dicen por ahí que este gran y carismático líder, incluso querido por los estudiantes más aplicados, presentaba actitudes que recuerdan a una versión de un Marco Polo despilfarrador, que buscaba, a coste de otros, dejar por las nubes su exótica presencia.
    Cabe preguntarse ¿Qué es, realmente, la Universidad? ¿Para qué sirve? ¿Es útil?

  3. Las mafias, según las noticias, nunca caen. Los líderes de los cárteles dominarán por años y sus súbditos pagarán las condenas. La universidad está convirtiéndose en el escenario perfecto para esos selectos grupos que cada vez contaminan el sistema educativo. Al final los de adentro no dirán nada, a ellos les conviene su puestito y dinerito asegurado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.