Los nuevos pilares de CES-AL

Por: Fernando Uyaguari
Estudiante universitario y miembro de CES-AL, Cuenca (Ecuador)

La joven Editorial Centro de Estudios Sociales de América Latina (CES-AL) dio sus primeros pasos en 2018, guiada por el PhD José Manuel Castellano (Editor-Jefe) y su equipo de académicos y, peculiarmente, de jóvenes universitarios. El incesante compromiso facilitó la consolidación de la Editorial a nivel local y a nivel mundial. Dicha premisa toma mayor auge al descubrir que en 2020 logró ubicarse en la decimosexta posición entre las 250 editoriales del Ecuador y en 2021 ascendió al noveno puesto dentro de las editoriales universitarias del Ecuador. Algunos detractores, que hablan más que lo que hacen, quitan mérito a lo conseguido, por ende, habrá que recordarles una vez más el enfoque y los principios de la primera editorial digital de Latinoamérica sin fines de lucro.

Justamente la esencia de CES-AL radica en compartir y democratizar el conocimiento, sin discusión alguna, un principio arraigado a sus orígenes y a sus creencias. Ese pensamiento utópico, frente a las actuales empresas mercantilistas, edifica y cimienta el camino hacia el éxito. En ese mismo trajín, impulsa a cumplir fielmente su ideario, así como, apoyar y contribuir a difundir las producciones de los autores e investigadores en el campo de las Ciencias Sociales y de la Literatura, sin limitación territorial o temática y sin ningún coste económico para el autor. Dicho de otra manera, una labor social personificada a través del compromiso de sus integrantes con la academia.

De igual modo, la apuesta a la juventud distingue a la Editorial de otras instituciones difusoras de la información. A día de hoy CES-AL está conformada por más de 20 jóvenes universitarios de distintas edades, muchos de ellos estudiantes de pedagogía que comparten el mismo objetivo, revelarse ante la pasividad por medio de innovadoras ideas, mociones, trabajos o proyectos que nazcan de sus intereses personales. Por lo tanto, la Editorial asume un rol de formación y de preparación de los noveles profesionales para potenciar el crecimiento intelectual, estimular la investigación y la producción científica. Inclusive, el desempeño en la organización y en la ejecución de acciones culturales.

Para lograr todo lo mencionado basta con acentuar la frase de Paulo Freire “nadie educa a nadie”. Por supuesto, todos aprenden entre sí en el mundo editorial, dado que el apoyo y la mediación impulsan un aprendizaje eficaz. Esa tenue consigna habrá sido asimilada por los primeros integrantes de CES-AL igual que un mandamiento para los católicos. Es casi seguro que los antiguos miembros de la Editorial sintieron la inquietud de enseñar y también de aprender, debido a que dentro de un grupo heterogéneo, en muchos casos, empiezas desde cero y con los años la experticia te invoca a guiar a tus nuevos compañeros y compañeras con el propósito de que ellos forjen lo mismo. Ese vaivén genera que cada periodo se incorporen talentos frescos.

Por consiguiente, hoy 25 de mayo de 2022, la Editorial CES-AL abre sus puertas a cuatro estudiantes universitarios: Paola Simbaña, Jessica Ache, Elvis Sánchez y Karla Quizhpi; docentes en formación. Hoy despliegan sus alas para aferrarse a un desafío y, sobre todo, a una oportunidad que les aportará muchas cosas en el presente y en el futuro. Asimismo, ustedes serán los promotores de proyectos que, más allá de lo publicitario, interponen la veracidad, la creatividad y la justicia social.

Las obras consolidadas en estos últimos cuatro años transmiten la gestión de los miembros de la Editorial. Entre la vasta lista se destaca los Premios CES-AL 2020, 2021 y en breve la ceremonia de premiación de 2022; el I Congreso Nacional de Jóvenes Investigadores (2019); el I Congreso Internacional de Jóvenes Investigadores (2021); la I Jornada de Mujeres Científicas Azuayas y del Cañar; entrevistas a escritores nacionales e internacionales, conversatorios con especialistas, organización de concursos de redacción, oratoria y fotografía, presentaciones de libros, para muchos, la especialidad de la casa, entre otros actos y eventos ejecutados por la iniciativa de los participantes de la Editorial. El haber nombrado esas actividades va más allá de la vanidad; detrás de las bambalinas se encuentran el aporte y el esfuerzo de un colectivo que aspira a dejar huellas y a promover el cambio. Ahora, ese rol será asumido por ustedes cuatro.

Ustedes empiezan un viaje en tierras peligrosas llámese así a todas las adversidades que encontrarán en el camino claramente su sabiduría y su perseverancia harán que superen todos los males. Aparte de eso, la valentía de afrontar una aventura desconocida dejará una huella en su mente y en su corazón que jamás podrán borrarla, dado que notarán una evolución personal. De tal manera que, la Editorial CES-AL estará orgullosa de prepararlos y de verlos crecer dentro de su profesión y de su personalidad. Por el contrario, la Editorial exclusivamente pide de ustedes la dedicación, la participación activa, en otras palabras, que la ilusión de estar en una institución tan prestigiosa jamás se diluya, debido a que las oportunidades pasan una sola vez en la vida.

Para concluir, CES-AL da oficialmente la bienvenida a estos cuatro estudiantes que, a partir de ahora, unen fuerzas con otros colegas para instaurar y expandir los pensamientos de esta noble Editorial por el mundo entero. Esa apuesta significa dos cosas: la primera, romper las banalidades mercantilistas del siglo XXI y, la segunda, formar a los estudiantes universitarios para esta sociedad competitiva.

De mí parte, les deseo el mayor de los éxitos.  

Saludos a todas y todos. ¡Hasta pronto!

2 comentarios en «Los nuevos pilares de CES-AL»

  1. Como lo mencione ayer mi gran amigo, muchos son los llamados, pocos los valientes que deciden aceptar el gran reto. Esta aventura emocionante es el principio de muchas mas.
    Gran texto querido amigo.

  2. Excelente recopilación de lo hecho y sensatas palabras de uno de los experimentados miembros CES-AL. No queda, sino, sumarse a las felicitaciones para los nuevos miembros, sobre quienes reposa la carga de llevar, con el tiempo, a la Editorial a sitios, aun, más lejanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.