La comunicación pública del patrimonio: entre voces ciudadanas e Institucionales. Análisis de experiencias latinoamericanas

Por: Mgs. María Eugenia Torres Sarmiento
Comunicadora Social y Gestora Cultural del Cañar (Ecuador)

Investigadoras de Latinoamérica y el Caribe

La Asociación de Estudios Latinoamericanos (LASA) es la asociación profesional más grande del mundo que reúne a individuos e instituciones dedicados al estudio –expertos sobre Latinoamérica- de todas las disciplinas y a diversas áreas ocupacionales en todo el mundo. Con más de 13.000 miembros, de los cuales más del 60 % reside fuera de Estados Unidos.  Su  misión  es fomentar en todo el continente americano el debate intelectual, la investigación y la enseñanza sobre Latinoamérica, el Caribe y sus pobladores; promover los intereses de su membresía diversa e incentivar el compromiso cívico a través de la construcción de redes y del debate público.

Hoy en el Congreso de LASA 2022, se debaten temas fundamentales de la problemática mundial, con más de 900 sesiones, incluidas las sesiones plenarias y reuniones informales, constituyendo el principal foro mundial para el debate experto sobre Latinoamérica y el Caribe.

Entre los temas de interés  que ha captado la atención y han sido cuestiones de debate, están aquellos que se plantearon en  los diferentes paneles, uno de ellos: “La Comunicación Pública del Patrimonio: entre voces ciudadanas e institucionales. Análisis de experiencias latinoamericanas”.

El panel mencionado, congregó  la  participación de mujeres de Latinoamérica y el Caribe: Chile, Cuba y Ecuador con propuestas importantes como:  “La Ruta Inca, desafíos comunicacionales y de gestión en el producto turístico ecuatoriano”, con la representación de la investigadora y gestora cultural ecuatoriana María Eugenia Torres Sarmiento, en el que, la autora aborda ¿Cómo enfrentar y alinear desde el diseño de un producto turístico los desafíos de una comunicación patrimonial coherente, sistémica e inclusiva, que se posicione desde una gestión de contenidos y un enfoque de comercialización con beneficio hacia la comunidad; con responsabilidad social, sostenibilidad y al propio tiempo, desde atributos diferenciadores para un rizoma de públicos e interlocutores variable y plural?, con el  propósito de abrir la reflexión a nuevas brechas de discusión que conduzcan a repensar la gestión turística, a partir de un análisis de resultados que apunta a debilidades en el diseño del producto turístico; insuficiente investigación de mercado; análisis de homólogos, que permitan otorgar el legítimo privilegio al rescate y la sostenibilidad del patrimonio cultural de la nación.

Nadia Herrada Hidalgo, investigadora del Centro de Estudios Interculturales e Indígenas de la Pontificia Universidad Católica de Chile (CIIR), “Patrimonios y turismo indígena: comunicando herencias culturales en tiempos de Covid-19”. En Latinoamérica el Covid-19 ha afectado a grupos sociales vulnerables entre ellos a los pueblos indígenas. En la región varias de sus actividades económicas fundamentales, como el turismo, se han visto limitadas debido a la pandemia. Particularmente, en el caso de Chile estudios señalan la dependencia económica de algunas comunidades del turismo. Según resultados investigativos más del 85 % de los negocios analizados dejaron de operar en el periodo, lo cual representó para un tercio de ellos, una pérdida de ingresos entre un 75 y 100 % (CIIR & WINTA, 2020). Estos indicadores afectaron a cientos de familias quienes debieron reorientarse hacia otras áreas productivas. En ese proceso de reinvención varios volvieron a sus raíces, a los cultivos abandonados y al patrimonio de sus ancestros. Otros, a pesar de tener en pausa la presencialidad de sus negocios, no dejaron de lado su actividad en el mundo digital por lo que continuaron publicando mensajes sistemáticamente e interactuando con sus audiencias. Esta investigación indaga justamente en cómo, a pesar de la crisis sanitaria, emprendedores de turismo indígena (pueblos mapuche, diaguita, rapa nui, aymara, quechua y chango), mantienen activa su presencia digital y la comunicación de su patrimonio.

Anclando al mismo tema de la Comunicación Pública del Patrimonio, Marianela Dávila Lorenzo, investigadora cubana y coordinadora del panel, propone una “Metodología para el diagnóstico de la comunicación pública comunitaria y su diseño e implementación en proyectos de gestión patrimonial. Una  aplicación de la sistematización de experiencias como método para el estudio de los proyectos de gestión patrimonial de la Oficina del Conservador de la Ciudad de Cienfuegos, en Cuba, que permitió identificar en la comunicación pública un agente de movilización social, capaz de generar fluidos diálogos entre actores gubernamentales, sociales, los medios de comunicación y la ciudadanía. Además, reveló un intercambio de signos, sentidos, símbolos y significados comunes, así como construcciones colectivas centradas en la identidad y las matrices culturales de cada comunidad como vías para hacer frente a la banalización de los discursos, a erosionar la hegemonía, a impulsar las economías creativas del territorio y el desarrollo de una rehabilitación patrimonial sustentable. Los nuevos conocimientos y los aprendizajes derivados de los procesos de reflexión y autocrítica propias de la sistematización en el marco de los proyectos apuntaron a la fundamentación de una metodología para el diagnóstico de la comunicación pública a partir de estrategias participativas de aproximaciones a los problemas y fortalezas grupales y comunitarias y de información/comunicación en aras del diseño de programas de acción propios.

Desde Cuba, también  Mariam Cueto Groero, aporta una guía práctica para el tratamiento periodístico del patrimonio en medios de televisión local; la cual se deriva de un estudio desde el telecentro Perlavisión de Cienfuegos, a partir del análisis del proceso comunicativo del programa “Semilla Nuestra”, que desde su concepción intenta rescatar la historia, idiosincrasia y cultura de una ciudad patrimonial.  En el estudio, se visualizan diversas mediaciones que abarcan desde lo estructural- organizativo, la concepción del mensaje, hasta la recepción del mismo por parte de la audiencia; por tanto, estos elementos no se observan separados y sí como un todo integrador; que además están condicionados por el contexto sociocultural donde tiene lugar. En este sentido, lo que se busca es ganar un abordaje eficaz del patrimonio local cienfueguero y estimular una cobertura televisiva que toma en cuenta las referencias, saberes y reflexiones de sus destinatarios para la construcción del producto comunicativo.

Desde México, Ana Lidia García Hernández propone la “Construcción de memoria cultural en el entorno mediático actual: un estudio en el grupo público de Facebook Sucedió en Guadalajara, México”, un estudio dedicado al pasado de dicha ciudad mexicana. Se inserta en un área de intersección entre los estudios de memoria y los estudios de medios de comunicación.  Consumando, que en el proceso de construcción de una memoria cultural de Guadalajara en la red sociodigital, los relatos personales asociados a memorias episódicas son los más recurrentes, aunque las formas de memoria cultural se expresan superpuestas. También se encontró que los portadores de la memoria contribuyen al proceso desde diferentes prácticas mediáticas y tanto desde la producción de contenido como desde la recepción, lo que provoca que la resignificación y actualización del pasado sea constante. Asimismo, se identificó que se construye una memoria cultural en red como resultado de la interrelación entre la dimensión social –las acciones interconectadas de los sujetos–, y la dimensión material –las posibilidades que ofrece internet como tecnología medial para la expresión de recuerdos y los algoritmos que lo sustentan–.

Finalmente Laura Brito Alsina, investigadora cubana plantea un estudio realizado desde la Oficina del Conservador de la Ciudad de Sancti Spíritus “Estrategia de comunicación de bien público para la educación de valores del patrimonio cultural en adolescentes y jóvenes del Centro Histórico de Sancti Spíritus, Cuba”. La iniciativa de estrategia surge a partir de la necesidad creciente de potenciar desde la edu-comunicación valores orientados a la conservación del patrimonio en grupos etarios como los adolescentes y jóvenes. Los principales resultados al explorar las manifestaciones del valor conservación señalan indisciplinas sociales que afectan la arquitectura, sitios, monumentos, la limpieza y el orden en el entorno citadino, además, de una insuficiente labor educativa a través de los medios de comunicación masiva provinciales.

Concluyendo, todas estas voces  de mujeres investigadoras  conciben que en la actualidad, es cada vez más reconocible por académicos y prácticos de la gestión del patrimonio el papel de la comunicación social como impulsor y garante en la sensibilización e implicación activa de decisores gubernamentales, actores institucionales, líderes comunitarios, emprendedores, medios de comunicación tradicionales y alternativos, así como de pobladores de un sitio, paisaje o ciudad, en los procesos de rehabilitación, conservación y difusión de los valores culturales que atesora un estado o nación.

En tal sentido, el panel presentó experiencias investigativas y prácticas funcionales provenientes de disímiles contextos sociales, económicos, geográficos y culturales, que reflejan un enfoque sistémico, sostenible e inclusivo de la comunicación patrimonial en los múltiples niveles en los que opera, teniendo en cuenta el valor de las identidades comunitarias, la heterogeneidad de los medios, los públicos y contenidos que representan. A su vez, se proponen estrategias y procedimientos que responden a las exigencias de la gestión y comunicación patrimonial a partir de las demandas crecientes de la intersectorialidad, multiactoralidad, la participación, el beneficio social y la valoración de las esencias simbólicos-culturales de un espacio local  (Dávila, M, 2022 en LASA, 2022).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.