¿Qué significa la gestión académica?

Por: Héctor Loyaga Méndez, PhD
Quito (Ecuador)

Cuando nos referimos a la academia estamos hablando de gestionar la docencia, la investigación, la vinculación con la sociedad y todo lo que tiene que ver con las condiciones institucionales, como lo refiere la Evaluación externa de Universidades y Escuelas Politécnicas del 2019.

También, cuando hablamos de gestionar la academia, de acuerdo a Cejas y Alfonso (2012), expresan que la gestión universitaria está compuesta por un conjunto de factores (recursos, procesos y resultados) que deben estar al servicio y contribuir positivamente al desarrollo de la formación, la investigación, la extensión y los recursos humanos. Aunque este enfoque  ha ido evolucionando en la diversidad de organizaciones, contextos y procesos de investigación educativa.

Las universidades hoy son uno de los actores sociales que participan en el logro de los objetivos de desarrollo sostenible; por tanto, se requiere la redefinición del papel que les corresponde. Deben contribuir desde la investigación y la innovación al desarrollo sostenible, aportando respuestas tecnológicas adecuadas y socialmente legitimadas, que den solución a los problemas transversales que plantea la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible adoptada por la Asamblea General de la ONU, en la Cumbre de 2015, con soluciones interdisciplinares (Velásquez, 2017).

Las universidades en  América Latina y el Caribe, poco a poco están aprendiendo a vivir en constante cambio, anticipándose con gestiones y decisiones transformadoras que les permitan su desarrollo e innovación, conduciéndolas a una concepción estratégica de su gestión, con una visión compartida y adaptándose a los contextos educativos de cada país.

La gestión así contemplada, implica recursos humanos, materiales y financieros, por lo que se hace necesario buscar nuevas fórmulas de financiamiento en las universidades, y mecanismos en su gestión, que contribuyan al cumplimiento de sus objetivos, optimizando los recursos humanos y económicos.

En el ámbito público, las universidades utilizan recursos provenientes del estado, debiendo entregar a la sociedad resultados dentro de los plazos establecidos y comprometiendo el menor nivel de recursos económicos, todo lo que implica la necesidad de gestionarlos con eficiencia y eficacia y efectividad (Murillo, 2019).

Sabemos que la educación es una inversión a futuro y un factor determinante para el desarrollo económico, político y social de cualquier nación en el largo plazo. En este sentido, se requiere que sus directivos, al momento de gestionar los procesos sustantivos (formación, investigación y extensión universitaria, también reconocida como vinculación con la sociedad), establezcan nuevas acciones que deriven en metas y objetivos como resultado de una eficiente gestión (Murillo, 2019).

Cuando nos referimos a las funciones sustantivas de las universidades, León (2013), señala que la gestión en las mismas, tiene como objetivo operar y desarrollar eficientemente la docencia, la investigación y la extensión, así como los recursos financieros, humanos, materiales y de información vinculados con las IES, a fin de lograr los resultados definidos como relevantes para la institución y la sociedad cumpliendo con el marco regulatorio vigente.

En este horizonte de acuerdo con Véliz (2017), la “gestión universitaria” expresa en su definición que es un proceso global, complejo, integrador y generador que requiere de la conjunción de principios, modelos, procedimientos, estrategias, mecanismos y estilos gerenciales, con supuestos pedagógicos, epistemológicos e ideológicos que tiene como finalidad garantizar un crecimiento, fortalecimiento y desarrollo sostenible de la organización para cumplir con los objetivos prefijados en los marcos normativos y regulatorios del Estado vinculado a “liderar” procesos con prevención, transformación e innovación en contextos de constantes cambios, que apuntan a una toma de decisiones participativa, ágil y pertinente, para mejorar las funciones universitarias, enseñanza, investigación y extensión.

Otro desafío que se presenta en la gestión universitaria es “la calidad en la educación superior”, que se constituye en el elemento central de los procesos de gestión universitaria; contempla la formación, la investigación, así como la vinculación con la sociedad. Entonces, la calidad como componente presente en la gestión, se encuentra en el centro de atención de todos los integrantes de la comunidad universitaria; del gobierno y los organismos internacionales, que toman decisiones en cuanto a la gestión de las IES (Murillo, 2019).

Por lo que hemos visto de manera amplia y concreta sobre la gestión de las IES, es relevante definir ¿en qué consiste la “Docencia”?. De acuerdo a la guía de apoyo de Evaluación del CACES, (2019), Docencia es “la construcción de conocimientos y desarrollo de capacidades y habilidades, resultante de la interacción entre profesores y estudiantes en experiencias de enseñanza-aprendizaje, en ambientes que promueven la relación de la teoría con la práctica y garantizan la libertad de pensamiento, la reflexión crítica y el compromiso ético”.

Esta definición se acerca a lo que idealmente buscamos conseguir en las universidades, lograr armonizar el quehacer académico en todas su funciones sustantivas y las condiciones institucionales, esto es lo que se puede denominar un gran desafío de la gestión académica innovadora y transformadora.

Otra de las funciones sustantivas es la Investigación, entendiendo por esta como “una labor creativa, sistemática y sistémica, fundamentada en debates epistemológicos, que potencia los conocimientos científicos y los saberes ancestrales e interculturales, generando respuestas pertinentes para las necesidades del entorno (Modelo de Evaluación, 2019, p. 29). La evaluación genera resultados que pueden ser utilizados en propuestas de vinculación con la sociedad, y se articula con la docencia al generar conocimientos que se incorporan al proceso de enseñanza-aprendizaje” (p.61).

La investigación como una tarea vertebradora de la academia y por lo mismo es el alma de la gestión y sobre todo de la innovación y transformación educativa en todos los niveles y áreas curriculares. La experiencia nos coloca en el desafío de hacer investigación como condición de la mejora continua de la calidad de la educación y el desarrollo de campos específicos de las ciencias.

También es necesario contemplar cómo se relaciona la “Vinculación con la Sociedad”, como una condición indispensable y consecuencia de las anteriores. Esta “involucra la generación de capacidades e intercambio de conocimientos acorde a los dominios académicos de la Universidad o Escuela Politécnica, para garantizar la construcción de respuestas efectivas a las necesidades y desafíos de su entorno, contribuyendo con ello a la pertinencia del quehacer universitario, mejorando la calidad de vida, el medio ambiente, el desarrollo productivo, la preservación, la difusión y el enriquecimiento de las culturas y saberes.

La vinculación con la sociedad se articula con la docencia, para la formación integral del estudiantado, que complementa la teoría con la práctica en los procesos de enseñanza-aprendizaje, promoviendo espacios de experiencia vivencial y reflexión crítica. Se articula con la investigación, al posibilitar la identificación de necesidades y formulación de preguntas que alimenten las líneas, programas y proyectos de investigación y al propiciar el uso social del conocimiento científico y los saberes”.

Finalmente, las condiciones institucionales son “escenarios y recursos esenciales para el funcionamiento de una IES, y, por ende,  para la implementación de sus funciones sustantivas. Incluyen aspectos materiales como la infraestructura y equipamiento físico e informático, las bibliotecas, los servicios de bienestar estudiantil,  y universitario; organizacionales, como la planificación estratégica y operativa, la gestión interna de la calidad; y axiológicos y sociales, como la igualdad de oportunidades y las dimensiones inmateriales del bienestar estudiantil universitario”.

Como se ha visto en este recorrido la gestión acadé­mica es elemento vital para la calidad en el desempeño y mejora de cualquier institución de educación superior, se direcciona hacia la transfor­mación de la educación en cuanto a la formación de los estudiantes y docentes. Sin embargo,  hemos visto que la mayoría de autores no abordan el trata­miento didáctico-metodológico en la gestión académica de los modelos pedagógicos y educativos de las IES. Este tema lo podemos tratar en un siguiente artículo.

Conclusiones

  • Dentro de la gestión universitaria es necesario evaluar el cumplimiento de la misión y fines institucionales, con un alto sentido de responsabilidad, que está íntimamente relacionado con los intereses de la sociedad, por el impacto de estas organizaciones en la trasferencia del conocimiento, costumbres y raíces culturales (CACES, 2019).
  • Gestionar con calidad, es entonces el reto de las universidades, que actualmente se someten a procesos de evaluación midiendo los niveles de calidad logrados por las instituciones de educación superior, en el ciclo de su práctica cotidiana (Murillo, 2019)
  • Si se establece una continua evaluación y revisión de los procesos académicos de las IES, se está alcanzando las mejoras de la calidad y desarrollo de las instituciones y de la sociedad en su conjunto.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                             

Bibliografía

CACES (2019). Modelo de Universidades y escuelas Politécnicas 2019, Guía de Apoyo del Par Evaluador. Quito: Consejo de Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior.

Cejas, M. J., y Alfonso, R. D. (2012). Aproximación al estado y tendencias de la gestión universitaria en América Latina. Gestión Universitaria. Buenos Aires. Argentina, 5(1).

Mónica Murillo Mora (2019): “Gestión universitaria. Concepto y principales tendencias”, Revista Atlante: Cuadernos de Educación y Desarrollo (marzo 2019). En línea:
https://www.eumed.net/rev/atlante/2019/03/gestion-universitaria.html. //hdl.handle.net/20.500.11763/atlante1903gestion-universitaria.

Velásquez, Z. R. (2017). Educación Superior innovadora para el desarrollo sostenible. Retos para la Universidad Holguinera. Conferencia Inaugural VIII Conferencia Científica Internacional. Universidad de Holguín. Cuba.

Véliz, B. V. (2017). Modelo de gestión por procesos para asegurar la calidad de la universidad. Tesis presentada en opción al grado científico de Doctor en Ciencias Técnicas. Universidad Tecnológica de la Habana “José Antonio Echeverría”. Facultad de Ingeniería Industrial. La Habana, Cuba.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.