De la ciudad de Sevilla del Oro en la provincia de Macas

Fray Antonio Vázquez de Espinosa
“Compendio y Descripción de las Indias Occidentales”
Capítulo X

Compilador: Dr. Luis Rivadeneira Játiva
Quito (Ecuador)

Este valioso documento, que describe Sevilla de Oro, escrito hace 400 años, fue encontrado en la Biblioteca Apostólica del Vaticano.

“1111.- A treinta leguas de esta ciudad hacia el Sudeste se halla la ciudad de Sevilla del Oro en la provincia de Macas; es país montañoso, y después de cruzar la cordillera para llegar a esta ciudad hay un páramo llamado Suña (que significa sierra fría) en el cual hay dos grandes lagos. De los ríos que nacen de ellos uno corre al Oeste y pasa cerca de Riobamba, se llama río Chambo; después de correr a través de la cordillera su corriente tuerce al Este y llega a ser un gran río; los indios de la provincia le llaman Coriño, los de la segunda, Parosa. A 180 leguas de su nacimiento se une con el gran río de Orellana; hay provincias extensas en ambos lados del río pero poco pobladas.

1112.- El otro río sigue su curso en línea recta hacía el Este, corriendo cerca de la ciudad de Sevilla del Oro y se llama Opano. De está ciudad su corriente va hacia el Sur y atraviesa la provincia de los jíbaros. El país es uno de los más ricos en oro de las Indias. Las nativos son caníbales y muy belicosos, devastaron la ciudad de Logroño de los Caballeros, matando a los españoles e incendiando las iglesias. Todo fue causado por la mala administración, negligencia e injurias inferidas por altas autoridades a algunos vecinos de esta ciudad.

1113.- Estas provincias están situadas entre el río de Cuenca y el río de Sevilla hay 25 leguas a lo largo y otro tanto a través. En la vertiente oriental de la cordillera general del territorio de esta provincia, una estribación de poca altura corta en dirección oriental, desapareciendo finalmente más allá del punto de unión del río de Orellana y del río de Pano, los cuales desembocan -560- dentro del Puncu, que en nuestra lengua significa puerta, y de la del Santiago.

Este río serpentea al rededor de la cordillera en su frente meridional y el río Coriño en su frente septentrional; esta cordillera debe tener 50 leguas de extensión desde este río hasta el río de Santiago, en cuyas orillas se hallan la provincia de Maynas y otras tribus; y 150 leguas, aguas abajo, desde el Puncu, otros ríos desembocan dentro de él (descendiendo desde el Cuzco) y más de 120 leguas antes de esto el río de los Chachapoyas desemboca dentro de él, llamándose tierra adentro y más lejos río de los Chachapoyas. Cerca de este punto se halla aquel en donde están asentadas todas las ricas y populosas tribus, en donde hay un poblado de tres leguas de largo y muchos indios hábiles en labrar la plata y otros artesanos, todos civilizados, inteligentes y razonables. Todos estos ríos se unen para formar el gran río Marañón, a cerca del cual puedo escribir lo que se conoce en este mismo lugar (cuando trate de Chachapoya y Moyobamba; ahora desea volver al relato de la jurisdicción de Quito y en particular del corregimiento de Chimbo que está a 7 leguas de Riobamba)”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.