¡Si quieres esto es Navidad!

Por: Héctor A. Loyaga Méndez, PhD
Quito, Ecuador

¡Navidad es un tiempo de gozo, alegría, paz y solidaridad! También celebramos la vida, el amor y sobre todo la reconciliación con nosotros mismos y con los demás.

En esta época la gran mayoría de nosotros experimentamos sentimientos y emociones encontrados, a veces nos sentimos tristes, otras veces alegres, pero en la mayoría de veces, nos sentimos humanos, despojados de todo, peregrinos en un mundo sin conciencia del otro, del hermano, del sufriente, del abandonado, insignificante en este mundo hedonista y utilitario. No olvidemos que el dueño de esta celebración, “nació en la sencillez de una cueva”, rodeado de una familia humana, animales,  ángeles y pastores de la región.

Se trata de una época donde recordamos y vivimos los valores genuinos del amor al prójimo, solidaridad, coherencia de vida entre lo que decimos y vivimos, compasión infinita, perdón desde el corazón y gratitud por lo vivido, como el camino que nos conduce a la felicidad.

Es un tiempo de invitación a mirarnos hacia adentro y conocernos, saber quiénes somos, que buscamos, que sueños tenemos, en qué creemos, de qué somos capaces y con quiénes vivimos y compartimos. Todo esto para reflejar una “versión más elevada de nuestra conciencia y esencia espiritual y humana”.

Si miramos a nuestro alrededor percibimos un amor maltratado, indiferente y poco valorado, miramos familias divididas sin respeto y alegría, el egoísmo humano cunde por todas partes, hasta hacer de nuestra casa y vecindad, seres humanos fríos, indiferentes, egoístas y violentos. ¿Qué podemos esperar de esta realidad, de esta sociedad reflejada en el horizonte de las pantallas, de las Redes Sociales, de los supermercados que nos proponen el consumo desenfrenado y sin límites de la conciencia responsable de los otros?

El mensaje de Jesús nos anima a vivir en la esperanza, en el amor, en la solidaridad, en el servicio común de nuestra vida, en el trabajo, en los negocios y en el diario vivir. Él proclamó un mensaje de vida hace 2000 años, en el silencio de Nazaret, y desde ese entonces hemos escuchado la voz del amor. Por eso hoy, parafraseando al papa Francisco proclamamos que, “Navidad eres tú, cuando decides nacer de nuevo cada día y dejar entrar a Dios en tu alma; el árbol de navidad eres tú cuando resistes vigoroso a los vientos y dificultades de la vida; los adornos de navidad eres tú, cuando tus virtudes son colores que adornan tu vida; la Campana de Navidad eres tú, cuando llamas, congregas y buscas unir; eres también luz de Navidad cuando iluminas con tu vida el camino de los demás con la bondad, la paciencia, alegría y generosidad. Los Ángeles de Navidad eres tú cuando cantas al mundo un mensaje de paz, de justicia y de amor; la estrella de Navidad eres tú cuando conduces a alguien al encuentro con el Señor. Eres también los Reyes Magos cuando das lo mejor que tienes sin importar a quien, la música de Navidad eres tú cuando conquistas la armonía dentro de ti; el regalo de Navidad eres tú cuando eres de verdad amigo y hermano de todo ser humano; la tarjeta de navidad eres tú, cuando la bondad está escrita en tus manos; la felicitación de Navidad eres tú, cuando perdonas y restableces la paz, aun cuando sufras; la cena de Navidad eres tú, cuando sacias de pan y de esperanza al pobre que está a tu lado. Tú eres la noche de Navidad, cuando humilde y consciente, recibes en el silencio de la noche, al salvador del mundo, sin ruidos ni grandes celebraciones,  tú eres sonrisa de confianza y de ternura, en la paz interior de una Navidad perenne que establece el Reino dentro de ti, una muy Feliz Navidad para todos aquellos que se parecen a la NAVIDAD”.

Con este gran mensaje del Santo Padre, decimos que el mejor regalo que podemos ofrecer en esta Navidad es “estar presentes” para todos, en el silencio de una palabra, de un gesto amistoso o de una oración creativa para acompañar a los que hemos encontrado en el año que fenece y encontraremos en el nuevo año que empieza.

Que en este año 2022, abramos nuestros oídos, nuestros corazones y nuestras manos para escuchar, amar y dar sin escatimar esfuerzo alguno, para hacer felices a todos los que encontremos en el camino de la vida y el trajín cotidiano.

¡Feliz Navidad y un grandioso año 2022!

Un comentario en «¡Si quieres esto es Navidad!»

  1. Un hermoso mensaje del PhD Héctor A. Loyaga Méndez, sin duda cada palabras están llena de vida, tener ese talento de escribir con alma para que sean sentida cada palabra y llegue al corazón del que lee y entiende, convirtiendose en un eco del mensaje de luz, amor y verdad.
    Una ilustrativa lectura que nos conlleva a una seria refelxion para recapacitar y encontrarnos a nosotros mismos, pedir disculpa por nuestros errores, desórdenes y pecados y tener la endereza y la gallardía de reparar el daño ocasionado, así seres seres nuevos listos para renacer como la flor de loto que día a día renace en dirección de la luz.
    Agradezco al distinguido PhD Hector Loyaga por existir y llenar mi alma con su sabia y muy bien sentidas palabras.
    Un abrazo a la distancia feliz navidad y un prospero año 2022.
    Con aprecio Roberto Ramos de Guqyaquil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.