Entrevistador y entrevistado, una experiencia formativa

Por: Bryan Parra Campoverde
Estudiante universitario y miembro de CES-AL (Ecuador)

Este libro está integrado por dos sujetos: entrevistados y entrevistadores. El primero juega aparentemente un papel secundario pero su actuación es fundamental al conducir el diálogo e intentar abordar cuestiones de interés, en este caso, para acercar al lector aspectos del autor y su obra. Mientras que el entrevistador también es una pieza clave y determinante en esa comunicación.  

Esta compilación, “Entrevistas Interdisciplinarias”, tiene, además, un valor añadido de carácter formativo, pues los entrevistadores son estudiantes universitarios que cursan distintos ciclos de la carrera de Pedagogía. Este es un ejercicio que requiere para su desempeño una serie de acciones complementarias (lectura, comprensión, análisis, documentación y escritura), con una triple dimensión: difundir la obra, a su autor y contribuir a fomentar las prácticas y hábitos lectores, tanto en los contextos de formación y aprendizaje con un componente integrador dentro de los espacios académicos en sus distintas etapas, así como en los ámbitos de la cultura y la sociedad, que constituyen los pilares fundamentales, que propugna la Editorial Centro de Estudios Sociales de América Latina (CES-AL).

Desde esa concepción, hemos considerado conveniente recabar la opinión de dos de estos jóvenes entrevistadores, que han tenido un mayor recorrido en este género –Mariela Barrera y Mateo Silva–, con la idea de conocer su valoración sobre esta experiencia en su desempeño y que se ha materializado en esta publicación.

Según Mariela Barrera, la Editorial Centro de Estudios Sociales de América Latina y principalmente José Manuel Castellano ha sido el motor que le impulsó a navegar en el maravilloso mundo de las entrevistas. “Al sumergirme en ese lugar tan especial y al autoconcebirme como entrevistadora –nos comenta– que conocí a diversas personalidades (investigadores, poetas, escritores, etc.) que, a más de motivarme, me enseñaron el valor del esfuerzo y el poder de la escritura”. “Tampoco ha existido –apunta– un límite para extender mis alas y entrevistar a personas de otros países”.  Definitivamente, esta iniciativa de involucrar y creer en los jóvenes, es una de las cualidades más especiales de la Editorial. Y nos comenta que guarda cada una de las entrevistas realizadas en lo más profundo de su corazón. “Indiscutiblemente –afirma– aprendí muchísimo de cada una de ellas, aprendí desde epistemología Andina hasta palabras en Kichwa. Cabe mencionar, que me encuentro cursando una Licenciatura en Educación, por ende, pasaba de ser docente a ser entrevistadora y la fusión de ambos roles me encantaba. Aprendí a escuchar, a conversar y a escribir, pero, sobre todo, aprendí a interactuar con diferentes grupos de personas”.

Por su parte, Mateo Silva Buestán valora “muy positivamente el haber entrevistado a diferentes autores y escritores de diversos géneros literarios, edades y estilos. Además de todo el proceso mental que se requiere para plantear una entrevista decente, estas actividades presentan una gran oportunidad para, de a poco, irse involucrando y adentrando en el medio”. Asimismo –señala– que “hacer entrevistas permite sumar experiencias fuera de lo curricular, o sea, es una acción extra a los estudios. Francamente, hay ocasiones en las que se aprende más al realizar una entrevista que en un aula de clases, sea virtual o presencial”. Mateo destaca la excelente disposición de los entrevistados, que siempre se mostraron gustosos y prestos a colaborar, un elemento que influye directamente en el resultado final de la entrevista. Mateo considera que las entrevistas, por su naturaleza, son más que un “simple” instrumento o una técnica de recogida de información, pues entrevistar enseña varias cosas: primero, conocer al autor, empaparse al máximo de su obra; segundo, aproximarse a su pensamiento a través de la lectura de sus libros; y tercero, meditar sobre sus escritos, acercarse a la reflexión. Armar una entrevista –nos señala– deja varias lecciones: responsabilidad con el escritor y el medio donde será publicado el producto; incrementa la práctica lectora y mejorar sus niveles de comprensión; potencia la escritura: ortotipografía; y aprender del “otro” (otredad y empatía). Mateo –nos comenta– que no se puede dejar de mencionar que el entrevistador es quien orquesta toda la sinfonía, por ende, es su tarea enrumbar la entrevista por buen camino, hacerla interesante y rica en contenido, pues ya existe un sinnúmero de copiosos programas fofos, vacuos -sobre todo en Internet, aunque en nuestra querida caja a colores también– que tienen por única finalidad preguntar sandeces que generen más visitas o rating. Entrevistas esas que se centran en una visión polémica, sensacionalista, burda, juzgona y simplona. La entrevista –afirma– debe presentar un enfoque proactivo, que despierte al lector y le lleve a sesudas cavilaciones respecto a una amalgama de temáticas que merecen la pena. Con respecto a su experiencia –destaca– que la realización de estos trabajos nos ha permitido permite entrar a un mundo más allá de lo que nos enseñan en nuestra formación, donde no solo te llevas experiencias de conocimiento, por lo contrario es un acercamiento más profundo con la realidad, una experiencia donde te encuentras cara a cara con el autor, donde intercambias ideas, pensamientos y reflexiones sobre uno o varios temas que surjan en el dialogo. Una experiencia satisfactoria y como siempre nos recuerda mi gran amigo y mentor, José Manuel Castellano, y hago mía sus palabras “es un pequeño pasito en la inmensidad”. “A que voy con ello, hacer un llamado a la juventud, a que exploren este mundo de la investigación, de la escritura, la lectura y, sobre todo, con una mirada de análisis y reflexión, aprender a valorar y criticar al mundo y sus componentes, para que así adquieran experiencias, basadas en aprendizajes directos y significativos”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *