Pimampiro necesita de un Ateneo

Por: Dr. Luis Rivadeneira Játiva
Quito, Ecuador

Similar, al que fundó Juan León Mera, en Quito, en 1891, porque este pueblo mágico tiene a los artistas Ignacio Román y Alex Morán, al historiador Marco Gudiño, a la gestora cultural Ximena Yépez y al poeta Jorge Iván Aguirre, para crear el Ateneo de Pimampiro.

“San Pedro de Pimampiro, o también llamada Pimampiro, es la cabecera cantonal del cantón Pimampiro, ubicado en la provincia de Imbabura, es una parroquia urbana localizada al noroeste de Ibarra, asentada en un pequeño valle alto, elevado sobre la ribera sur de la cuenca del río Chota, con características topográficas relativamente planas y onduladas. Se constituye como cantón el 21 de mayo de 1981, mediante Decreto Legislativo que fuera sancionado conforme a la Ley por parte del Gobierno de Jaime Roldós Aguilera, teniendo como cabecera cantonal la Parroquia de Pimampiro. Su población la comprenden mestizos, indígenas y afroecuatorianos” (Wikipedia).

Las ciudades de Imbabura deben crecer para la cultura. El proyecto Ateneo se levantaría en un santuario poético, en una tierra fértil que cuenta con un gran potencial paisajístico y etnocultural, diferentes pisos climáticos de los ecosistemas naturales que forman su territorio, ofrecen una variedad de zonas de vida, desde los valles y páramos, entre los cuales todavía se encuentran bosques nativos primarios.

La Laguna de Puruhanta tiene diversidad de plantas medicinales, aves y animales propios de este ecosistema y es un lugar de inspiración para poetas.

Gracias al trabajo impulsado por el GAD Municipal y luego de haber cumplido con todos los requisitos establecidos por la entidad rectora del Turismo nacional, Pimampiro se convirtió en el tercer Pueblo Mágico de la provincia de Imbabura.

Esta bella tierra cuenta con un gran potencial paisajístico y etnocultural, los diferentes pisos climáticos que forman el territorio ofrecen una variada producción agrícola que destaca en la zona. Aquí es posible admirar valles y bosques nativos primarios, a lo largo del páramo andino.

En Pimampiro, se conserva el denominado “Trueque del Sol”, práctica milenaria que consiste en intercambiar bienes sin utilizar el papel moneda. Inició como una tradición en la Semana Santa pero ahora ha tomado fuerza y se lo realiza con mayor frecuencia, convirtiéndose en un atractivo que, en la actualidad, solo se realiza en este cantón y es considerado Patrimonio Inmaterial del Ecuador.

Pimampiro y su gente alegre y trabajadora, motivados por la reactivación económica, mira en el turismo una alternativa de desarrollo, por ello invita a los viajeros a disfrutar de su amplia oferta turística que cuenta con actividades como caminatas al bosque de musgos y arrayanes, modalidades turísticas de aventura, piscicultura, avistamiento de osos y aves, camping, visita a sitios arqueológicos (petroglifos), cabalgatas, gastronomía típica y disfrute de fiestas tradicionales como el Carnaval del Sol y la Clásica del Calvario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *