Azogues, parcela del corazón

Por: Dr. Lauro R. Yumbla Lucero
Azogues, Ecuador

Tierra mía, tierra de mis alegrías y añoranzas,  

parcela de mis ancestros y descendientes;  

paraíso de incontrastables encantos,  

con tus mañanas alegres y tardes sabor a miel…;  

naturaleza pródiga,                     

entusiasmo permanente,  

empeño incondicional,  

gloria,  

            alabanza,  

                              hospitalidad,  

                                                       bienaventuranza.  

Orlada de historia,     

                   cultura,  

            tradiciones,  

que te han engrandecido desde siempre,  

en virtual paradoja a tu pequeña porción territorial,  

que jamás fue un limitante ni barrera  

en tus sueños y anhelos de progreso y superación.  

Azogues:  

Pira de imborrables recuerdos  

agitándose incendiarios en mi memoria,  

desde el umbral del lejano pasado cañari,  

hasta el alero resplandeciente   

de la turbulenta,      

                               convulsionada  

                                                           y apresurada modernidad.  

Azogues:  

Partitura de soberbio concierto mañanero  

coreado magistralmente por mirlos,  

                                              gorriones  

                                              y jilgueros  

de esta comarca milenaria de flores amarillas.  

Escalón firme,  

                              seguro,  

                                                inequívoco.  

para llegar al Cielo, de pie, no de rodillas,  

de la mano del Poverello de Asís  

y de la Virgen del Calvario,  

que cuida amorosa la seguridad de sus hijos  

desde la cima del coloso Abuga.  

Azogues:  

Símbolo de fortaleza, altivez, dignidad  

de tus hijos que construyen incansablemente  

tu futuro, tu grandeza.  

Blasón,      

              baluarte,  

                                emblema,  

                                                   enseña  

de la fraternal y franciscana azogueñidad,  

que se teje y desteje, día a día,  

en la copa del sombrero del toquilla.  

¡Tierra mía…, mi ciudad amada,  

donde sepultarán mis humanos despojos  

para no separarme de ti ni con la muerte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.