오징어 게임

Por: José Manuel Castellano, PhD
Islas Canarias

Debo confesar que no he visionado la  serie de Netflix “오징어 게임” (Squid Game El juego del Calamar) y, además, adelanto que tampoco tengo intención alguna de verla. El lector impaciente se preguntará, bajo una lógica primaria, cómo es capaz que este sujeto o sea, quien garabatea estas líneas se aventure con tal descaro y atrevimiento a verter su opinión sobre algo que desconoce.

Pues bien, en respuesta, a ese más que posible sutil interrogante en aquellos lectores astutos, tengo que declarar abiertamente, como fundamento en mi defensa, y como elemento atenuante, mis ilimitadas capacidades de desconocimiento y mi profunda ignorancia, no sólo en este asunto que nos ocupa sino prácticamente con respecto a la mayoría de las cosas. En segundo lugar, en calidad de pliego de descargo, debo resaltar mi fea costumbre que “no como todo lo que me echan”, como dice la sabiduría popular, sino que intento forjar previamente un criterio selectivo para evitar perderme en temas distractores-insustanciales o, dicho de forma más directa o coloquial, recurriendo a otra expresión popular, evitar el recrearme en puras “pendejadas”.

En cualquier caso, todo ello no me impide “indagar para reflexionar” sobre aquellos temas o asuntos que pueda considerar relevantes, al objeto de un intento de aproximarme a entender de forma superficial lo que sucede a mí alrededor y con el fútil propósito de comprender mi papel como individuo social.

En ese plano, debo manifestar también que, a pesar de no ser un número más en esos 132 millones de espectadores que han seguido religiosamente esta serie surcoreana (que durante su primer mes de estreno se ha convertido en la más vista de la historia), he estado, por el contrario, muy atento al impacto generado en el escenario mundial y muy pendiente de todo lo que se ha escrito, referenciado y comentado desde diferentes puntos geográficos de este planeta, cada vez menos azul, y a las lecturas interpretativas sobre esta serie, que se ha convertido en un fenómeno social y en un producto de mercadeo más.

Este articulillo no pretende sentar cátedra con respecto a nada. Nuestra única pretensión es mucho más sencilla: preguntar, cuestionar, reflexionar y socializar una serie de inquietudes surgidas, sin entrar a enjuiciar aspectos de contenidos sobre el arte y la industria cinematográfica, que para eso doctores tiene la Santa Madre Iglesia, con la idea de centrarnos de forma concreta y muy somera en su interpretación temática y en su impacto social, comercial y educativo.

Algunos supuestos ideólogos del pensamiento único de la izquierda, esos nuevos teólogos doctrinarios, como es el caso del ex vicepresidente del gobierno del Reino de España, Pablo Iglesias, compone un análisis superficial e intencionado, en su artículo “El juego del calamar o el capitalismo como inmundicia moral”, donde se agarra a un clavo ardiente con la finalidad de canalizar su propia concepción ideológica, sin entrar en una visión analítica, ni valorar las consecuencias que puede generar estos productos mercantilistas potenciados desde el propio sistema capitalista-consumista. Su interpretación, nada original, sigue los mismos pasos del propio director de la serie, Hwang Dong-hyuk, quien ha acuñado que “El juego del calamar es una alegoría de la sociedad capitalista moderna”; en la misma línea del columnista Jae-Ha Kim, en Teen Vogue, quien la define también como “una alegoría social” del “microcosmos de Corea del Sur y su complicada historia”, que retrata no solo a ese país sino a los problemas comunes que enfrentan muchas sociedades capitalistas; o como también ha comentado Minyoung Kim (vicepresidenta en contenidos Netflix para el sudeste asiático) esta serie representa “la injusticia social: las divisiones de clase y la desigualdad financiera o, incluso, las cuestiones relacionadas con el género”.

Debo dejar sentado nuestro evidente desencuentro con esas caracterizaciones de alegato crítico hacia el modelo capitalista actual contenidas en la serie, al tiempo, que esa oposición no debe concebirse como un posicionamiento contrario al desmantelamiento del sistema, pues somos plenamente conscientes de esa imperiosa necesidad de cambio pero, también, estamos en desacuerdo total con respecto a las formas, a las banalidades ideológicas simplonas, a los intereses ocultos, a los discursos “nadistas” y demagógicos, a esos pragmatismos verticales centrado en reafirmar una concepción ideológica de cartón piedra, sin rigor, ni espíritu constructivo, ni dialogante.

Desde nuestra óptica, centrar el argumento de esta serie en una crítica al sistema capitalista, nos resulta una pose excesivamente bobalicona, infantil y un cliché meramente decorativo, pues en esencia no constituye su eje vertebrador, pues no tiene mayor desarrollo, ni recorrido en la propia serie. En cambio, si consigue generar y provocar una reacción contraria en el espectador, que se siente atrapado y atraído en ese espíritu de competitividad y supervivencia, a través de acciones violentas que justifican y aceptan un orden de sumisión, sin plantear alternativas y donde no hay vías escapatorias. Los personajes de esta serie, como el conjunto social, mueren por dinero y no por el ansia de alcanzar la libertad.

El juego del calamar” no genera reflexión alguna, ataca a la violencia con más violencia y se convierte, siendo una serie dirigida especialmente a los adolescentes, en un manual didáctico para insensibilizar, adormecer, anestesiar y potenciar acciones violentas justificadas en la supremacía del uno contra el otro.

Es un “reality show” más, que se asienta en la clásica concepción de “pan y circo”,  que tanto agrada a los descerebrados plebeyos, un espectáculo distractor de sus propias miserias y donde entra en juego esa poderosa maquinaria: el mercado y sus estrategias, que se reflejan, por ejemplo, en las exitosas campañas comerciales, donde los distintos disfraces de “El juego del calamar” están arrasando en Amazon para este Halloween; donde sus actores se han convertido en sex symbol del momento; e incluso la Isla donde se rodó se ofrece como un gran reclamo turístico… Y si a ello, unimos que la inversión en la producción de esta serie ascendía a unos 21,4 millones de dólares y que ha obtenido unos 891,1 millones de dólares en beneficio, podemos concluir que ese es su verdadero elemento y su principal trama argumentativa, sustentada en una sociedad consumista, integrada por consumidores compulsivos y sin criterio.

Un tercer elemento, todavía más preocupante y altamente alarmante, junto a un posible componente adictivo, es su incidencia en el proceso formativo-educativo de nuestros jóvenes, que son reconvertidos en agentes replicantes de valores ultra terroríficos, mega crueles e híper sanguinarios, que lo materializan en la propagación sistemática de desafíos virales a través de las nuevas tecnologías, como el reciente caso sucedido en los EE.UU. donde se estimulaba el reto entre los estudiantes a abofetear a los docentes.

En definitiva, lo más sensato e inteligente que he leído sobre “El juego del calamar”, que viene como anillo al dedo para cerrar esta brevísima reflexión, son las excelentes preguntas con sus respectivas respuestas lanzadas por Emilio de Gorgot:

¿Es una serie con un argumento inteligente? No.

¿Es una serie concebida de manera inteligente como producto? Sí”.

2 comentarios en «오징어 게임»

  1. El Juego del Calamar es una serie que pierde lógica en sus capítulos. Los personajes que “concursan” poseen perfiles aparentemente normales, sin embargo, no poseen un criterio formado. A mi parecer es una serie que se retracta a sí misma, puesto que normaliza actos inhumanos.
    Al final esta serie, al igual que otras, se pierden con los años y nadie la recordará.

  2. De lo social ¿Cómo puede esa ambiciosa serie que ha recaudado tal millonada criticar al propio sistema al que pertenece? ¿Será que su último fin es atacarlo desde el interior?
    De los más jóvenes. Hoy por hoy, el auge de los video juegos sanguinarios en los que asesinar, como se pueda, es de lo más normal, esta producción se convierte en una razón extra para creer que la vida real es así -que de serla, lo es-.
    Ahora que estamos en el día anterior a lo que se conoce como Halloween, ojalá y esos disfraces de los que habla el autor de este artículo, no se conviertan en la excusa perfecta para tratar de replicar los juegos del calamar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.