Un puzzle social de piezas sueltas y sin encaje

Por: José Manuel Castellano, PhD
Islas Canarias

A mi admirado François-Marie Arouet

Una vez un buen Brahmín quiso mostrar a cuatro invidentes la forma corporal de un elefante, a través del tacto con la finalidad de que cada uno de ellos pudiera componer y apropiarse de la apariencia física del paquidermo. Al primero le ofreció tan solo palpar una pata del animal, al segundo le dejó manosear la oreja, al tercero el colmillo y al cuarto el rabo.

Después los reunió y les solicitó que cada uno describiera al elefante. Evidentemente el desacuerdo fue unánime. No sólo hubo discrepancia sino que se creó un clima de discusión bizantina, donde cada cual intentaba imponer su criterio personal frente a los demás. Una comunicación babeliana, sin atisbo de cuestionamiento, ni reflexión, que impedía ir más allá de ese supuesto e incuestionable conocimiento construido por cada uno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.