Eliécer Cárdenas: Escritor cañarense con proyección continental

Por: Dr. Lauro R. Yumbla Lucero
Azogues, Ecuador

El destacado escritor cañarense (novelista, cuentista, periodista, ensayista y dramaturgo), Eliécer Cárdenas Espinoza (Tambo Viejo-Cañar, 10 de diciembre de 1950Cuenca, 26 de septiembre de 2021), fue jurado del premio Casa de las Américas (La Habana-Cuba), en el género. Háblanos Bolívar (novela-1980), seleccionada entre las más representativas de la literatura latinoamericana por la Municipalidad de Lima. Diario de un idólatra (novela-1990), finalista del Premio Rómulo Gallegos–Venezuela. Jefe de redacción en diario El Tiempo, de Cuenca; ejerció la dirección de la Biblioteca Municipal de esta misma ciudad. En 2014 el Concejo Cantonal de Cuenca lo nombró cronista de la ciudad. El 30 de noviembre de 2016 se incorporó a la Academia Ecuatoriana de la Lengua, como miembro correspondiente. En mérito a su proficua labor recibió algunos reconocimientos, entre ellos: 1978: Premio Nacional Casa de la Cultura Ecuatoriana. 1987: Premio Aurelio Espinosa Pólit. -2004: Premio Joaquín Gallegos Lara. -Invitado a certámenes en diferentes países como España, Israel y Colombia. Considerado por la crítica nacional e internacional, uno de los más importantes novelistas ecuatorianos contemporáneos.

Conocí a Eliécer Cárdenas, en agosto de 1982, cuando próximo a recibirme de licenciado en CC. EE., especialización Literatura y Castellano de la Universidad Estatal de Guayaquil, viaje desde esta ciudad porteña para una entrevista acordada con el escritor, en Cuenca; la razones, las transcribo del prólogo de mi tesis, “El sistema, generador de la acción en Polvo y ceniza”… “dos, fueron los motivos que me impulsaron a realizar el presente trabajo previo a la obtención del título de Licenciado: la calidad de la novela “Polvo y ceniza” (Premio Nacional 1978), ponderada por muchos estudiosos de la literatura nacional e internacional; y, la procedencia del escritor; a mucha honra, somos comprovincianos”. Desde entonces, mantuvimos una cordial amistad. Tuve el singular honor de que en diciembre de 2016, el distinguido amigo, escritor, prologara mi libro “Décimas para mi ciudad/ a la que amo de verdad”, homenaje a la poesía popular.   

     Su fecunda producción literaria, a través de aproximadamente cincuenta años de trabajo apasionado, abarca novela, cuento, teatro, ensayo e incontables artículos para periódicos y revistas nacionales e internacionales. En Novela, publicó: Juego de Mártires (1976), Polvo y ceniza (Premio Casa de la Cultura Ecuatoriana, 1979), Háblanos Bolívar (1980), Las humanas certezas (1986), Diario de un idólatra (1990), Que te perdone el viento (1993), Una silla para Dios (1996), premiada por el concurso de novela convocado por Diario “El Universo”. El oscuro final del porvenir (2000), Las innumerables tribus de los muertos (2004), El viaje del Padre Trinidad (2005), El árbol de los quemados (2007), Raffles, manos de seda (2008), La extraña dama inglesa (2009), El enigma de la foto perdida (2013), El héroe del brazo inerte (2013),El pinar de Segismundo (2013), Las antiguas mañanas (2015), Un fantasma en la oficina (novela juvenil 2015), Cabalgata Nocturna (2016), Una piedra y su viaje (2016), Tres gaviotas en la piel (2017), Trilogía bandolera (2018), Amigos de apuros (2018), Tardes de mar y boleros (2019). Entre los libros decuento, se citan: Siempre se mira al cielo, La incompleta hermosura,El ejercicio y otros cuentos,La ranita que le cantaba a la luna,Honor Familiar,14 crónicas en horizonte de guerra,Relatos del día libre (2004) obra con la que se hizo acreedor al Premio Joaquín Gallegos Lara. En teatro, Morir en Vilcabamba (1993), obtuvo el Premio Aurelio Espinosa Pólit.

Críticos nacionales y extranjeros han valorado, en su momento, la obra de Eliécer Cárdenas, no solo por su contenido, diverso, multifacético, cuanto por su estilo. Enzo Pisani (Milán-Italia), al referirse a la novela Los diamantes y los hombres de provecho, manifiesta, “una novela maestra de su autor, Eliécer Cárdenas…; está llamada a marcar un hito en la actual novelística ecuatoriana” (1989). En torno a Polvo y ceniza, Antonio Sacoto Ph. D., Profesor Eméritus City University of New York, expresa, “la novela es fascinante por amasar la arcilla de un héroe mítico; es lograda en su arte narrativo por la viveza, austeridad y euforia narrativa; hay manejo técnico del asunto, dominio del lenguaje y originalidad de estilo…”; de su parte, el escritor y Académico de la Lengua, Hernán Rodríguez Castelo dice, “Ese aliento ancho, vigoroso, y un lenguaje rico, moroso, sutil, hicieron de Polvo y Ceniza una gran novela…”; y, el también escritor y novelista destacado, Alfredo Pareja Diezcanseco, declaró que, “uno de los libros que él hubiera querido escribir es Polvo y ceniza.

Con este apretado ensayo rindo mi homenaje póstumo a uno de los grandes escritores de la literatura contemporánea del Ecuador. Paz en la tumba recién abierta de Eliécer Cárdenas Espinosa, quien falleció a los 70 años en Cuenca, la mañana del 26 de septiembre de 2021.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *