“Que el dolor no nos sea indiferente”

Por: Shirley Ruiz
FSMET Col-Lat, Costa Rica

Ayúdame a contar, porque ellos tienen su verdad

¿Qué historia vive clandestina detrás de nuestras espaldas?

Se atormenta la vida tras los ojos golpeados

mientras las pupilas ardientes se visten con

la ceniza de nuestros miedos

Comemos migajas del piso porque la sociedad nos fue quitando todo y sin derecho violaron nuestros sueños

Hoy no es día de fallecer, la muerte debe esperar

Danos el pan de cada día, sin quitarnos

la ropa que nos cubre del  infierno

Gritamos justicia para la humanidad que

ha sido atacada y con sus odios olvidaron

las rayuelas para que nuestros abuelos jueguen

Pausan nuestras voces porque les da miedo

nuestro baile y el cielo prometido se ha

hecho pequeño en el egoísmo de sus ambiciones

En manos de muchos pastores el dinero se ha prostituido y con la falsedad de los políticos almacenan fortunas mientras otros se estremecen de hambre

La escuela negada ha producido hijos

estériles y la certeza del futuro agoniza

en una calle sin techo

Gritamos justicia en la helada oscuridad y entonamos canciones con la fuerza de nuestros cuerpos

Que diluvie donde haya sequía y que los

dioses sin tierra y sin banderas tomen

nuestras manos para escalar montañas de libertad y saciar los corazones que no se cansan

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.