Ruta turística-literaria

Ambato (Atocha) – Mera – Palora – Arapicos

Por: Dr. Luis Rivadeneira Játiva
Quito, Ecuador

El Río Palora y Arapicos, del Cantón Palora, son los lugares en donde se inspiró Juan León Mera para escribir “Cumandá”. Arapicos, tiene reconocidos méritos para emprender la cultura turística, porque, en este entorno de atractivos naturales está el memorable Río Palora, que constituyó una fuente de inspiración para don Juan León Mera quien, observando la exuberancia de la Amazonía, escribió su reconocida novela Cumandá. Es una parroquia centenaria que recibe muchos visitantes del país y del exterior. El Gobierno Parroquial de Arapicos, junto a la Comisión de Turismo, debe lograr el desarrollo de la ruta turística literaria, desde Atocha a Arapicos. Mera, dice: “vine a fijarme en una leyenda, años ha trazada (castellano antiguo) en mi mente. Creí hallar en ella algo nuevo, poético e interesante; refresqué la memoria de los cuadros encantadores de las vírgenes selvas del oriente de esta República; reuní las reminiscencias de las costumbres de las tribus salvajes que por ellas vagan; acudí a las tradiciones de los tiempos en que estas tierras eran de España y escribí Cumandá, nombre de una heroína de aquellas desiertas regiones”. Texto escrito, en el castellano antiguo, cuando estas tierras, de tribus jíbaras y záparas, fueron colonizadas. En estas tribus, se encuentra una dulce mujer: Cumandá, protagonista, y su amante Carlos. Mera, describe la geografía ecuatoriana y las costumbres de los pueblos que en ella habitan y usa el lenguaje local y las palabras de la zona.

Juan León Mera
La ruta de la inspiración
Poema de Wilson Cisneros López

Intrépido e imaginario
con aureola de libertad
una canción y un poema
eres orgullo inmortal

Al Ecuador le brindaste
con tu amor la identidad,
de ser un país hermoso
con el Himno Nacional

Desde Ambato al Palora
te mudaste con afán,
por la verde exuberante
Arapicos la ancestral

Del amor hiciste historia
en la selva tropical
y de herencia nos dejaste
Arapicos, Palora y Cumandá.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *