A mis alumnos, a mis compañeros, a mis amigos y a mis maestros

Por: José Manuel Castellano, PhD
Islas Canarias

Qué sensaciones tan indescriptibles me brindan mis alumnos, que más que jóvenes estudiantes son mis compañeros de viaje, mis amigos y hasta mis maestros. Ha sido una gran fortuna y una enorme bendición para mí el compartir con ustedes el tiempo, el trabajo y la vida. Todo un orgullo inmenso.

Mis FELICITACIONES infinitas y muy especialmente por ese último regalo, esa representación teatral, aunque no deben olvidar nunca que nada hemos hecho, que todavía nos queda un gran trecho por recorrer, y en ustedes deposito mi confianza y esperanza de un mundo mejor en todos los sentidos, empezando por mantener siempre vivos los principios y los valores, que no se negocian ni siquiera en las peores derrotas.

No se dejen, por favor, arrastrar por esos vericuetos sutiles y tentadores, que tanto desde la propia Academia como desde la sociedad, intentan encarcelarlos en agujeros negros sin salida, para impedir su crecimiento y la transformación social. “No todo lo que reluce es oro”, “las palabras se las lleva el viento” y en esta viña del Señor hay demasiados charlatanes de ferias con birretes de doctor y muchísimos embaucadores de corbata y cuello blanco.

Abrazos por siempre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.