Un comentario a propósito de ¨Crónicas desde Ecuador (II)¨

Por Mateo Sebastián Silva Buestán
Cuenca, Ecuador

Es muy grato referirme, en estos breves párrafos, al nuevo libro de José Manuel Castellano: Crónicas desde Ecuador (II). Esta obra atestigua, tanto lo que pasa a nuestro alrededor, como todo lo que el autor ha hecho en el transcurso de estos últimos meses, es decir, nos encontramos ante un voluminoso libro de alta calidad. Crónicas segunda parte, prologada por Edgar Palomeque Cantos, epilogada por Gustavo Vega Delgado y esta noche, en el acto de presentación, moderada por Erick Jara Matute, constituye una miscelánea de temas relevantes para la sociedad y, por qué no, para el mundo.

Así, la obra en cuestión recoge: estudios históricos, reportajes fotográficos, trabajo de editorial, análisis políticos, sociales, económicos, entrevistas a profundidad, artículos de opinión, críticas al imperante y descarado sistema, entre muchas otras temáticas. Destacar uno o varios de estos textos por sobre el resto, sencillamente sería una tarea imposible, dado que todos los escritos cuentan una situación novedosa y merecedora de un análisis. En contraparte, hablar de cada texto, también sería una tarea imposible, por cuanto nos llevaría esta y varias noches. Ante todo, se recomienda alta discreción para su lectura, como consecuencia se corre el riesgo de desacomodarse de la silla de las sandeces y del quemeimportismo.

No obstante, es menester realizar un conciso recorrido por los, con grandes comillas digo, “principales” acápites de este libro. A tal efecto, se puede decir, Trump ¨Prefiero mi estupidez a tu inteligencia¨, porque “El ego, es un síntoma de mediocridad y bajeza intelectual”, en ¨Esta sociedad que no la arregla ni Dios, ni bajando de su celestial cielo otra vez¨. Pese a que vivimos en una ¨Realidad ficcionada¨, inmersos en esta “Sociedad hipócrita”, rodeados de “¡¡¡Cuántos embaucadores, cuánta basura!!!”, no todo es negativo, habida cuenta que hay “Amor y amistad en tiempos de pandemia” en espacios como “CES-AL, mucho más que una Editorial”.

Además de resistir la pandemia, debemos lidiar con ¨Guerras, gasto militar y hambrunas¨, para lo que se han creado los “Principios y fundamentos de LA CLAVE”, una tribuna internacional que nos invita a expresarnos y a “Vivir sin miedo”. A nivel local, estamos pasando por tiempos muy difíciles, teniendo en cuenta que la “Situación de Cuenca y su gestión municipal” deja mucho que desear. En la esfera de la educación, actualmente evidenciamos ¨Copia, coima y otras corruptelillas académicas¨, por tal motivo se ha planteado “Un encuentro innovador de jóvenes investigadores”. En síntesis, se espera la “vuelta a la normalidad” y con ella “Principios, dignidad & fair play”. Y así se podría seguir concatenando títulos de esta obra.

Notablemente, con solo escuchar algunos títulos de los varios que componen este libro, nos podemos dar cuenta de la rigurosidad y profesionalidad con la que el autor aborda temas que hay que tratarlos con pinzas. Por otro lado, se hace visible, casi palpable, su profunda reflexión. De ahí que, si algo tienen en común estos escritos es su esencia humanista y esa rebeldía con causa que emerge y se manifiesta siempre a favor de los, no vulnerables, más bien vulnerados y violentados.

Sinceramente, espero que este libro no se traspapele en la virtualidad -valga la contradicción- o que se esfume en la historia. A lo largo de los siglos han existido cientos de cronistas, pero ¿Cuántos de ellos servían a uno o más intereses particulares? ¿Cuántos no registraban lo que el rey, el emperador o el noble dictaban? De seguro varios documentos antiquísimos que hoy tenemos, son producto de una cruel manipulación. Sin embargo, José Manuel, un verdadero cronista, pone sobre la mesa las cosas claras, sin tapujos ni melindres, como dicen por ahí “caiga a quien le caiga, duela a quien le duela”.  Claro está, no se trata de escribir por escribir ni tampoco de, como acostumbra a decir el autor ¨solamente mirar la paja en ojo ajeno¨. En su lugar, el objetivo es investigar, verificar, contraponer argumentos, contrarrestar versiones, volver al punto de partida, borrar todo y empezar de cero.

En otro orden de ideas, Crónicas desde Ecuador (II) tiene varios colaboradores, desde escritores de extensa trayectoria, hasta jóvenes que estamos regando nuestras primeras semillas. José Manuel Castellano asegura aprender, cada día, de todos quienes, en cierto modo, trabajamos con él. Su modestia, carisma y don de gentes hacen que estas crónicas sean entendidas desde un colectivo, obvio con una perspectiva individual, pero que de ninguna manera raya en el ombliguismo. 

Últimamente, se critica fuertemente a las Ciencias Sociales y se las tacha de “fáciles”, incluso preguntan “¿Y para qué escribir o publicar un libro?”. Esta obra tiene la respuesta, para eso se publica, para legar a las futuras generaciones un minúsculo, pero significativo conocimiento. Pues no se trata de lo que se hace, sino de lo que se deja, de lo que se hereda. Espacios como este, el lanzamiento de un libro, son los que hacen diferencia en un mundo en el que reina la desidia colectiva y la humanidad da muestras de estar condenada a su auto destrucción.  

Finalmente, sí o sí hay que rescatar la labor que realiza José Manuel. Además de dirigir la Editorial Centro de Estudios Sociales de América Latina, timonear con éxito la tribuna internacional LA CLAVE y contribuir desinteresadamente a la Cultura, es un docente e investigador comprometido con sus alumnos. Ahora, deseo expresar mis más abrumadoras felicitaciones hacia él, no solo por este nuevo lanzamiento; al contrario, por toda su obra. Para concluir, las congratulaciones se transforman en un amplio “gracias”, por todo el apoyo, incentivo y enseñanzas que me ha brindado desde hace ya algún tiempo, pues como dice otro de sus títulos ¨Es de bien nacido ser agradecido¨.

Felicidades una vez más. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *