Elecciones en tiempos de pandemia

Por: Iván Petroff Rojas

Son tiempos de incertidumbre, son tiempos en los que el mal y la perversión forjada o gratuita se agazapa y en cualquier momento nos sorprende de un zarpazo y destruir sueños, proyectos o quimeras mal o bien tejidas para lograr nuestros objetivos como seres humanos, perseguidores siempre de la felicidad, el bienestar individual o común y justificar la razón de vivir. Cuántas miradas y reflexiones filosóficas se han escrito en torno a la postura que hemos escogido para avanzar por los derroteros de la existencia o cuantas formas de realizarnos a través de la creación artística en unos casos, la investigación científica en otros o el tan criticado ocio que ha posibilitado complejas tramas de reflexión social.

Así las cosas, este domingo en Ecuador vamos a ser actores directos en el sistema de esta democracia representativa de elegir a los líderes políticos que actuarán en los poderes ejecutivo y legislativo. Muchos candidatos, con prácticamente las mismas ofertas mesiánicas, populistas y de márquetin político para cautivar al electorado tenemos, pero que en  realidad nos dejan con la misma desesperanza de siempre en unos y con el sabor del convencimiento en otros.

Elecciones donde se juegan intereses de muy diverso tipo y que hacen el tejido del poder que siempre estará en la mira de la satisfacción de ciertas necesidades sociales, pero y lo más grueso del asunto, entrar al juego de los grandes proyectos del capital en la rueda del comercio y la producción, en dónde se perfilan situaciones de alta monta de los megagrupos del sistema económico y político mundial.

Tantas cosas que arreglar en un país sumido en la banca rota y el trauma social, familias sin el sustento diario porque están náufragos en el desempleo, con actividades precarias que engrosan el mercado informal, estudiantes deprimidos y sin salida que no pudieron acceder a la universidad para seguir una carrera profesional, un sistema de salud completamente corrupto y colapsado, la seguridad social casi en la quiebra y posibles jubilados que se aferran a sus puestos para no vivir la pobreza de su júbilo, después de 40 y más años de trabajo obligatorio.

Frente a este panorama es justo que el voto tenga una seria y responsable actitud de reflexión. Ojalá podamos contar de entre los dieciséis o más candidatos, un programa de gobierno que nos devuelva la esperanza de un mejor orden de cosas, un plan de acción que mire sobre todo a los sectores menos favorecidos, líderes que se preocupen en serio por una integración social a gran escala y que sean protagonistas de la tan decantada inclusión, respetando la diversidad. Un proyecto político que vea más allá de las tradicionales formas de concebir el capital y la riqueza y que mejor se retomen líneas de comportamiento que consoliden un nuevo tipo de humanismo basado en el cuidado de la salud mental y física de la sociedad, nuevas posibilidades de convivencia y la formación de la juventud para recuperar prácticas y valores que nos devuelvan los afectos, la solidaridad y la comunicación familiar en estos tiempos de la cibernética y la telemática que nos han convertido en zombis como raza que se prepara para su propia extinción.

Un comentario en «Elecciones en tiempos de pandemia»

  1. Excelente articulo mi estimado Ivan y esperemos los valores perdidos para poder definir el norte de nuestra población

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *