¿Cómo puede atreverse un extranjero a escribir sobre historia del Ecuador?

Por: Manuel Ferrer Muñoz

Una usuaria de redes sociales se planteaba en voz alta esa pregunta retórica, evidentemente con la respuesta pagada: ¡no!, sólo los nacionales pueden hablar, escribir y opinar sobre la historia nacional del Ecuador. Otra pretensión no sería más que una injerencia en la soberanía nacional y una manifestación más del imperialismo neoliberal que, con su disfraz de oveja, oculta al lobo que trata de arrebatarnos nuestra identidad y nuestras raíces.

Éstas y otras sandeces están al cabo de la calle, y proliferan también -no nos engañemos- entre los pocos historiadores ecuatorianos que encontramos en algunas de las pocas cátedras de historia de algunas muy pocas universidades ecuatorianas. Y los pobres y sufridos historiadores no ecuatorianos hemos de resignarnos a que se nos cuestione cualquier intento de aproximarnos a un pasado situado más allá de las líneas que marcan nuestra frontera nacional: de modo que, si uno nació en España y escribe sobre historia de Francia, estaría invadiendo terreno ajeno, sería un okupa, según esas mentes estrechas y desequilibradas. Y esto ocurre en pleno proceso de globalización, comenzada ya la tercera década del siglo XXI.

Por mucho disgusto que cause a los fanáticos nacionalistas que quieren imponer un proteccionismo sobre el cultivo de la historia de los pueblos, hemos de decir que se equivocan; que hay una maravillosa y extensa tradición de hispanistas nacidos en muy diversas partes del mundo; que en países alejados aparentemente del panorama cultural español, como Serbia, florecen espléndidas asociaciones y estudios de hispanistas; que muchos de los mejores libros que se han escrito sobre la historia moderna y contemporánea de España tienen como autores a británicos, alemanes y franceses.

A esos pobres descerebrados invitaría a que se den un paseo por el Portal del Hispanismo del Instituto Cervantes; y que sigan algún tutorial, de los muchos que se han puesto de moda, que les enseñe a mirar un poquito más allá de su ombligo.

El día en que florezca una generación de ecuatorianistas, habremos empezado a escribir una historia nacional ecuatoriana que mejore la actual producción historiográfica, que tanto deja que desear, pese a quien pese, escueza a quien escueza, incluido algún que otro santón venerado como oráculo de Delfos sin más mérito que su condición de tuertos en el país de los ciegos.

Un comentario en «¿Cómo puede atreverse un extranjero a escribir sobre historia del Ecuador?»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *