Sin monopolios no hay capitalismo y la internet es de pocos, pero destinado para todos

Por: Brígida San Martín

¿Hasta dónde los dueños de internet en el mundo acatan las recomendaciones del “Subcomité Anti-Monopolio del Comité Judicial de la Cámara de Representantes de Estados Unidos”? Parece que allí algo no cuadra; por ejemplo, prohibir a las plataformas dominantes el no fusionarse; tener leyes antimonopolio y sanciones para competencias desleales. (Bizberge 2020) De lo poco que se sabe, las cinco grandes corporaciones dueñas de las plataformas de internet y que gobiernan el planeta son norteamericanas: Google, Facebook, Apple, Amazon y Microsoft, y de ellas, las cuatro primeras negaron que tengan el poder y ejerzan monopolios.

Estas cinco corporaciones son como los tres mosqueteros de Alejandro Dumas, “uno para todos y todos para uno”. Ellos son parte del “Club de los cinco”, más de media humanidad usa estas plataformas (Zuaso 2018) y con tanta prolijidad actúan que, crearon e impusieron el sistema de los emprendimientos pequeños a cambio que, cada emprendedor use sus plataformas para proyección del negocio, pero, el mejor paquete de ganancia se lo llevan estas empresas.

¿Es acaso posible prohibir el monopolio? Veamos la historia, en el 2012 Facebook compró Instagram por mil millones de dólares a Kevin Systrom. En el 2014, Marck Zuckenberg hizo lo mismo con WhatsApp, por un valor de 19 millones de dólares; ha tratado de concretar la compra de Telegram, pero no ha podido, Pavel Durov, su fundador, aún no ha cedido a esta oferta; tampoco ha podido con Tik.Tok, porque esa le interesa a Microsoft, otro monopolio que no vacilará en pagar entre 10.000 y 30.000 millones de dólares por ella.

El mundo de los dispositivos móviles y la posibilidad de la hiperconectividad como forma de producción y relación en el siglo XXI.

Y qué decir de Google, coloso que maneja el 81% del mercado mundial como motor de búsqueda, seguido por Baidu 10,11; Bing5; Yahoo, Yandex 0,83, Ask, entre otros. Claro está que estas empresas se niegan a renunciar a su participación en la industria,

ya que saben que, a mayor uso, mayor manejo de datos para anuncios en línea y con ello jugosas ganancias.

Con estos pocos ejemplos, vale preguntarse, ¿cómo estas compañías que viven en una constante guerra informática con otros gigantes de la tecnología, niegan el detentar el monopolio? y ¿cómo pensará hacer el Sub-Comité para que acaten sus recomendaciones antimonopólicas?

Lo curioso es la forma como monopolizan sus servicios y productos, que en muchas ocasiones es apoyado por los políticos y gobernantes. Por ejemplo, si Tik-Tok, no pasa a capitales estadounidenses, Donald Trump, expresidente, dijo que no permitirá el acceso ni uso en su país por motivos de seguridad nacional (El Mundo 2020).

Es muy probable que sea Facebook o Microsoft quienes compren TikTok, pero para estas empresas la seguridad nacional no es lo importante, la usan como escudo porque en realidad, cualquier propuesta tecnológica que supere sus expectativas, creatividad e inteligencia tiene que ser norteamericana, para apropiarse de los réditos, lo que deja ver el doble rasero de la política estadounidense en este ámbito.

En el mundo de leyes y de redes, los procesos de legislación, en casi todo el mundo, están vírgenes aún, no se tiene bien claro quien rige a quien y si los planes están hechos para controlarnos o nosotros podremos controlar a los planes. Lo que sí está claro es, el cuidado a tener con lo que se publica, se comenta y cuidado con lo que sobre nosotros pueden publicar; desde que las redes nos hacen casi omnipresentes -gracias a nuestros datos.

Quizás, el hecho de que ciertos políticos han decidido arremeter contra varias redes sociales se debe a que, en la actual sociedad digital donde todo está conectado, el Estado ha perdido, en mayor o menor medida, el control sobre las masas, disipando de este modo la oportunidad de que sea el plan concebido el que controle al pueblo y no al revés.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *